OPINIÓN | Dennis Falvy: “No hay chamba: y el Gobierno bien gracias”

"Lo preocupante es que el empleo se ha estancado a un nivel significativamente inferior al nivel previo a la pandemia".
24 Octubre, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/10/Dennis-Falvy-No-hay-chamba-y-el-Gobierno-bien-gracias.jpg

Un estupendo artículo de Jorge Baca, nos revela que el INEI, en su boletín del trimestre móvil julio-agosto-septiembre para Lima, dice que  nivel de empleo cayó 23.9%, que los ingresos promedio de los empleados 12.5% y que la masa salarial, que es el motor del consumo privado, cayó -34.4%.



El gráfico adjunto, muestra que el número de empleos informales supera a los formales.

Ello se debe a que una parte de los formales que perdieron su empleo con la forzada cuarentena, se ha desplazado al sector informal y los demás no han logrado obtener ni siquiera uno informal.


Lo preocupante es que el empleo se ha estancado a un nivel significativamente inferior al nivel previo a la pandemia.

Y, es que, a pesar de la recuperación del empleo informal, los perdidos en Lima Metropolitana superan el millón 400 mil empleos.

Todo esto hace que los salarios se vengan cuesta abajo y los bonos de subsidio no son ad infinitum.

Estos han mitigado un shock de demanda. Pero el problema es el desempleo, que no tiene atención clara de este gobierno que miente con sus cifras de recaudación, PBI, gastos corrientes de presupuesto inflado y para colmo un endeudamiento que lo promocionan como el más bajo de la región. La Srta. del MEF es “Pinocha”.

La verdadera tasa de desempleo no es 17%, sino 30% aduce Baca; dado que los estimados por el INEI, no toma en cuenta a las personas que han decidido quedarse en casa y no buscar activamente trabajo; es decir mayores de 60 años.

El problema se complica pues las políticas, fiscal y monetaria, no funcionan en este contexto y la caída de la demanda agregada va a ir en contra de la reactivación.

Ese gobierno está en un Catch 22; una Trampa 32, de la que ni siquiera es consciente.

Vizcarra juega a demagogia, miente y fantasea, con incluso encuestas trafas y anda cruzado con cada vez mayores indicios de sus tropelías.