OPINIÓN | Dennis Falvy: “La posible y temible 2da ola”

"No se hicieron planes para la reapertura de las escuelas y el sistema de seguimiento recomendado por todos los expertos no se puso en marcha".
1 Octubre, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/10/La-posible-y-temible-2da-ola.jpg

La Gripe Española que provocó 50 millones de muertes y contagió a 500 millones sucedió en 1918 y 1919, en las postrimerías de la  Primera Guerra Mundial.



La letal 2da ola, se señala, no fue por la relajación de la gente sino por una probable mutación del virus y la imposibilidad de confinarse y todos los estragos de la Gran Guerra.

La primera ola fue muy leve y terminó en julio, pero en septiembre apareció la pandemia en todo su rigor, matando en el otoño boreal a 40 millones de personas.


El New York Times, vía el periodista David Jiménez, señala que España es, una vez más, el país europeo más afectado por la pandemia de coronavirus.

Se ha culpado al público en general por los políticos. Pero se señala que el confinamiento que se soportó fue el más duro de Europa y el uso de máscaras, son utilizadas por 84% de la población. La culpa, se señala, la tiene la clase política.

El gobierno de Madrid impuso un bloqueo parcial en 37 áreas y solicitó ayuda urgente al ejército abrumado por una nueva ola de infecciones.

España tenía el virus bajo control cuando puso fin al estado de emergencia el 21 de junio.

El Primer Ministro Pedro Sánchez declaró la victoria y organizó un apresurado aflojamiento del encierro, que incluyó la reapertura de la industria turística.

Se relajaron las medidas, pues los sistemas de atención de la salud no fueron fortificados, no se hicieron planes para la reapertura de las escuelas y el sistema de seguimiento recomendado por todos los expertos no se puso en marcha.

Después de ser inicialmente duramente golpeadas por el coronavirus, New York y Madrid parecían tener la pandemia bajo control.

En la región de Madrid, señala Jiménez, los casos se multiplican a 772 por cada 100.000 habitantes, mientras que Nueva York ha mantenido 28.

La diferencia se explica por el número de rastreadores, apoyo hospitalario, reapertura prudente de empresas y pruebas.

¡Estamos advertidos!