OPINIÓN | Dennis Falvy: ¡Hay que salvaguardar empleos!

"Algunos países como Alemania, con su sistema Kurzarbeit, una política destinada a la retención de empleo en tiempos de crisis, lo vienen haciendo".
1 Abril, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/04/dennis.jpg

Emmanuel Saez y Gabriel Zucman, economistas de la Universidad de California, Berkeley; señalan en el New York Times, que la destrucción de empleos no es igual en varios países. Dicen que en EE.UU., se confía en las prestaciones por desempleo para ayudar a los trabajadores durante la crisis.

El paquete de estímulo aprobado por USD 2.2 billones, por el Congreso, deja problemas críticos intactos. En sólo una semana, 3,3 millones de trabajadores solicitaron un seguro de desempleo y ello irá in crescendo. En varios países se está protegiendo el empleo.

Los trabajadores mantienen sus puestos de trabajo, incluso en industrias que están cerradas. El gobierno cubre la mayor parte de su salario a través de pagos directos a los empleadores.  Solicitar prestaciones por desempleo es gravoso y puede colapsar.

En Europa, la gente podrá volver al trabajo, como si hubiera estado en una licencia larga y pagada por el gobierno. El proyecto de estímulo de USD 2,2 billones ayuda  a alguna industrias, pero hay que hacerlo extensivo, arguyen los economistas.

Algunos países como Alemania, con su sistema Kurzarbeit, una política destinada a la retención de empleo en tiempos de crisis, lo vienen haciendo. Naciones sin experiencia como Gran Bretaña, Irlanda y Dinamarca, fueron capaces de introducir nuevos programas de garantía de empleo sobre la marcha durante la pandemia.

Para remate, en EE.UU., la pérdida de empleos trae la del seguro de salud. En rigor señalan, que el gobierno debe actuar como un “Pagador de última instancia”. Por eso recomiendo leer el post que trae ideas y consejos adecuados.

A mí se me acabó el espacio, pero rescato que hay quienes señalan que no se debe ayudar a empresas sino a las personas y señalan que estas son culpables antes de la crisis por diversas cosas. Esto es comprensible, señalan los autores, por la desigualdad que se ha pronunciado . Pero esta crisis no es la del año 2008. Las empresas no tienen la culpa del virus.