Opinión | Dennis Falvy: ¿Hacia una nueva arquitectura monetaria?

5 Noviembre, 2019
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2019/11/Sin-título-1-136-1280x720-66-1280x720.png

Hay debates sobre la posibilidad de reformar el sistema monetario internacional (SMI), es decir su arquitectura, basado en una moneda global. Esa transición podría comenzar con una evolución hacia un régimen multipolar, ajustado a una concepción regional, o bien promoviendo directamente la creación de un SMI basado en una moneda internacional. Esta podría ser una canasta ponderada de monedas o un compuesto de materias primas.


Martin Wolf acaba de escribir para el Financial Times “The threat and the promise of digital money” derivado de un evento en el Peterson Institute for International Economics.

Refiere que 100 años atrás, las cuentas se movían en papel moneda, ahora es electrónico pero la “arquitectura” no ha cambiado.


Las 3 funciones del dinero son unidad de cuenta; depósito de valor y medio de pago.

La unidad de cuenta lo establece el Estado. Pero las otras 2 funciones lo hacen los bancos.

Wolf considera tres formas de moneda digital. Las Criptocurrencies; los sistemas de pago digitales establecidos y los  nuevos como Alipay y la Libra de Facebook.

Las cryptos señalan, ofrecen las tres características y una nueva arquitectura para la creación y uso del dinero.

Pero la arquitectura es vulgar y ha mostrado fallas y no tiene transparencia.

En China tienen Alipay y We Chat Pay a través de móviles y han manejado USD 37 trillones el año pasado; más que nada en el comercio minorista y servicios.

Pero esto va a crear su competencia sin duda, aunque sean solo el 2% de los depósitos bancarios en China.

La Libra de Facebook, que promueve Mark Zuckerberg, promete algo distinto; es decir un sistema de moneda estable con activos en divisas soportándola; pero se vislumbra problemas en la política monetaria, con los bancos y de regulación.

Y esto es muy malo para las finanzas y Facebook levanta aún muchas incógnitas.

Por ello en este mundo digital nuevo y complejo; los bancos centrales tienen que crear su propia moneda digital.

Y no solo para el reemplazo de lo actual, sino para competir con la banca comercial.

Sus pasivos serán ya no lo de los bancos sino los propios. En señoreaje pasará a los “Tax Payers”.

La Fed aún no está en este camino, pero los suecos sí lo están pensando y algunos otros.

Habrá por supuesto quienes se opongan, pues ello transformará ostensiblemente la actual arquitectura. Pero ello supone extrema cautela, enfatiza Wolf.