OPINIÓN | Dennis Falvy: “FMI: ¡No te puedo hacer una quita!”

27 Febrero, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/02/crist.jpg

Una quita es básicamente la reducción del dinero que uno debe. Se recurre a la quita ante situaciones de dificultad en el pago de una deuda, para facilitar o asegurar el abono del resto de la cantidad adeudada. El acreedor acepta la rebaja de una cuantía de la deuda con la intención de evitar el impago de la totalidad.

Sin embargo, el FMI advierte a Argentina de que no puede otorgarle una quita de capital, dado que sus estatutos ponen límites a las negociaciones de deuda con los socios.

La vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, había pedido una reducción de capital por considerar que el rescate financiero por 57,000 millones de dólares que el Fondo otorgó a Mauricio Macri en 2018 “violó los estatutos del organismo”.

Además de esto hay USD 100,000 millones en manos de bonistas privados.

El FMI, mediante Rice,  su portavoz, ha señalado que “no es noticia” que el FMI no puede hacer quitas de capital a sus deudores y rechazó cualquier violación de las normas de la casa en el rescate financiero otorgado a Macri, el mayor de la historia del organismo.

Y ha señalado, asimismo, que las negociaciones que lleva adelante con el Gobierno de Alberto Fernández son  muy activas entre el staff técnico y el Gobierno argentino.

El Ministro de Economía señaló responsabilidad del FMI, por exigir una política de ajuste fiscal que terminó en recesión, y a “los bonistas, que decidieron apostar a una tasa alta y a un modelo que fracasó”. Guzmán advirtió también que los mercados no deben esperar una política de ajuste fiscal al menos hasta el 2023.

La respuesta fue una subida del riesgo país argentino del 7%, hasta los 2,087 puntos. Si hoy Argentina saliese al mercado en dólares pagaría por su deuda más de 20% anual.

El Fondo Monetario había requerido  a la Argentina a reestructurar la deuda con los inversores privados (los bonistas). Y evaluó que si el país logra dar ese paso, la posibilidad de caer en default disminuiría estabilizando así su situación financiera.

El reperfilamiento de los vencimientos por sí solo no alcanza si se pretende que la operación sea definitiva.

También hará falta una quita. Guzmán se jacta de que la mayoría de las reestructuraciones que han fallado en el pasado, han sido porque se han hecho demasiado tarde y con poca quita. Su magnitud y porcentaje será una decisión de las autoridades argentinas, no del FMI.