OPINIÓN | Dennis Falvy: “Covid-19: No hay segunda ola que valga”

"Unas diez millones de personas infectadas y medio millón fallecidas, pero lo peor está por venir. Sobre la base de investigación en 84 países..."
9 Julio, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/07/segunda-ola-covid.png

En enero del 2020, el coronavirus se hizo notar. Asombró su rapidez para atacar a casi todo el planeta. Hoy que la OMS lo ha llamado SARS-CoV2, la pregunta sin aún una clara respuesta es: ¿Llegará este maligno virus a extinguirse por sí solo o, porel contrario, vino para quedarse?
The Economist dice que se queda: https://www.economist. com/leaders/2020/07/04/covid-19-is-here-to-stay-peoplewill-have-to-adapt El mundo no está experimentando una segunda ola: nunca superó la primera.

Unas diez millones de personas infectadas y medio millón fallecidas, pero lo peor está por venir. Sobre la base de investigación en 84 países, un equipo del Instituto Tecnológico de Massachusetts calcula que, para cada caso registrado, 12 quedan sin grabar y que por cada dos muertes Covid-19 contadas, una tercera está mal atribuida a otras causas.

Sin un avance médico, esto aumenta y el próximo año puede llegarse a 3.7 millones de muertos y 90% de la población será vulnerable si la inmunidad es temporal.

Hay tres tácticas contra el virus: cambios en el comportamiento; pruebas, rastreo y aislamiento; y, los encierros. No debe apresurarse a poner a las personas en los respiradores, hay que suministrarles oxígeno temprano.

Y la economía destrozada se ha puesto a tratar de revertir, pero de manera diferente. El problema es que, sin cura ni vacuna, la contención depende de que las personas aprendan a cambiar su comportamiento. Esto es clave. Máscaras, lavado de manos, distanciamiento; se han vuelto credo. Y más las aglomeraciones.

Pero la naturaleza humana juega malas pasadas. Evitar el sexo sin protección y las agujas, era importante para el Sida. Pero en el 2018, 1.7 millones de personas se infectaron con el VIH, el virus que lo causa.

Covid-19 es más fácil de hablar que el SIDA, pero más difícil de evitar. Cambiar el comportamiento requiere una comunicación clara de figuras de confianza, nacionales y locales. Pero el bicho se quedará. Incluso con medicamentos y vacuna.