OPINIÓN | Dennis Falvy: “Adolfo Hitler y el pleno empleo”

"Keynes no pudo contener a Geoge Clemencau, médico, periodista y político que a sus 77 años se vengó de los alemanes con un terrible Tratado de Versalles".
18 Agosto, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/08/Imperio-Nazi-Hitler.png

Keynes no pudo contener a Geoge Clemencau, médico, periodista y político que a sus 77 años se vengó de los alemanes con un terrible Tratado de Versalles.



Hjalmar Schacht, presidente del Banco Central (Reichsbank), primero, y ministro de Economía, fue el artífice de la recuperación alemana. Se emprendió un programa de inversión en obras públicas, entre ellas la famosa Autobahn, una extensa red de autopistas.

Schacht creó 5 millones de empleos, entre 1933 y1935, y la economía creció a tasas de 8-10% después de 1933 hasta 1938. Uso los MEFO Bills, bonos emitidos por los contratistas de armamentos a nombre de una compañía de responsabilidad limitada, Metallurgische Forschungsgesellschaft (MEFO), una empresa de fachada, que eran descontados por los bancos privados, que a su vez los descontaban en el Reichsbank, creando dinero, sin necesidad de recurrir a la banca, nacional o internacional por préstamos. Igualmente, se utilizaron los Certificados Laborales del Tesoro, para pagar a los trabajadores en obras públicas (EHB).


El Milagro Económico alemán se apoyó asimismo en quitarle bienes a los judíos. Lo inicial fue romper el Tratado de Versalles y el Blog Salmon refuerza que se puso en marcha el Programa Reinhardt, que,mediante el desarrollo de infraestructuras públicas como las autopistas, redes de ferrocarriles, canales, obras hidráulicas y energéticas y un pack de incentivos para la inversión empresarial y la creación y desarrollo de la industria militar; prohibida por el Tratado de Versalles.

https://www.elblogsalmon.com/historia-de-la-economia/ como-hitler-y-el-nazismo-consiguieron-acabar-con-el-desempleo-en-los-anos-30 No hubo déficit por los MEFO; títulos de crédito emitidos por una empresa independiente que permitían al Estado dar créditos a las empresas.

La diferencia era que estaban relacionados con la consecución de beneficios, no con el vencimiento que tiene un título de crédito y que lograron mejorar las exportaciones alemanas mediante los pagos en especie con sus productos. Hay mucho más sobre el brillante economista Schacht, preso y liberado. Pero se me acabó el espacio.