OPINIÓN| De Mani Pulite a Lava Jato: por la defensa ciudadana de los fiscales, por Carlos Jaico

La operación Mani Pulite (Manos Limpias) destapó el mayor escándalo de corrupción en Italia.
20 Diciembre, 2018
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2018/12/exitosa-76.jpg

La operación Mani Pulite (Manos Limpias) destapó el mayor escándalo de corrupción en Italia. El fiscal Antonio Di Pietro y su equipo descubrieron que la corrupción estaba incrustada en todo el aparato estatal, comprendiendo a funcionarios, políticos y empresarios. Se confirmó que los principales autores estaban en el Partido Socialista, en ese momento el poder con Bettino Craxi. Este último fue condenado a 17 años de cárcel, pero, les sonará familiar, fugó a Túnez donde se refugió para nunca más volver.

Los casos de corrupción sistémica tienen casi siempre las mismas características. Lo primero en ser notorio es el encubrimiento por parte del poder político, que trata de ahogar la información y amenazar jueces y fiscales. Craxi persiguió a quienes lo investigaban, principalmente al fiscal Di Pietro, y el Congreso italiano amnistió a algunos condenados. Siguiendo este esquema, la comisión Lava Jato omitió investigar a quienes hoy están en prisión preventiva o caminan libres por el país pretendiendo ser perseguidos políticos. En suma, la clase política no tuvo mejor idea que desproteger a jueces y fiscales, a quienes acusaban de comunistas y abusar de su poder.

Aquí o allá, el modus operandi es el mismo y la amenaza es hoy para el fiscal José Domingo Pérez, quien tiene 18 procesos disciplinarios en su contra. A esta adversidad se suma la actitud del propio fiscal de la Nación quien no cesa de vapulearlo, o las denuncias por parte de los encausados para apartarlo de los casos que investiga. Para colmarlo todo, el chat La Botica de Fuerza Popular revela la agresividad de congresistas que se confabulaban para desprestigiarlo. Y la presión seguirá creciendo sobre su persona a medida que se acerque el 14 de enero, fecha en que el acuerdo de colaboración eficaz con Odebrecht brinde los montos de coimas por obras públicas y los nombres de quienes participaron. Sin duda, esta concentración de malas voluntades que buscan amedrentarlo y neutralizarlo, es directamente proporcional a la gran corrupción que se quiere esconder.

Tanto como Mani Pulite con Antonio Di Pietro y para el equipo especial Lava Jato de Rafael Vela, la cruzada del bien contra el mal está declarada. En ella se encuentran aquellos fiscales probos, conscientes de la gran tarea de hacernos salir de décadas de corruptela y liberarnos de infames políticos cuya venalidad les hizo traicionar a la patria. Nuestra responsabilidad ciudadana es hoy defenderlos.