OPINIÓN | Chinn De La Cruz: “Los asesinatos de Valhalla y el fiscal”

"Las víctimas han sido asesinadas de similar forma y llevan una marca en el brazo causada por su asesino durante su niñez".
22 Abril, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/04/valhala.jpg

En estos días de encierro por la vida terminé de ver Los asesinatos de Valhalla, serie policial islandesa (disponible en Netflix) en donde
dos policías -Kata y Arnar- tratan de descubrir quién está detrás de una serie de asesinatos ocurridos en Reikiavik y que guardan conexión entre sí.



Las víctimas han sido asesinadas de similar forma y llevan una marca en el brazo causada por su asesino durante su niñez. Se trata de adultos que fueron violados en el albergue de niños Valhala, y que ahora son asesinados con tal de que ninguno cuente la verdad de los hechos.

Sin embargo, Magnus, el jefe policial, está involucrado en el caso y no se lo ha comentado a los policías que investigan. La razón: seguir encubriendo al violador, de quien recibió cierta cantidad de dinero a cambio de su silencio.


Kata y Arnar no solo investigan el caso, sino que también deben lidiar con problemas al interior de sus familias, sin que eso les nuble la mirada de su objetivo. A través de ellos, la serie nos muestra un perfil sentimental de los protagonistas, quienes dejan de lado su profesionalismo y muestran su frustración.

Los asesinatos de Valhalla es mucho más que una buena policial: es una serie que nos demuestra cómo el poder, ejercido por las personas incorrectas, es lo que impide a las sociedades encontrar justicia.

Ello se demuestra cuando los policías, separados del caso, atan cabos y ponen en la mira al fiscal del Estado, Pétur. ¿Cómo se puede resolver una ola de asesinatos con solo mirar una foto grupal e identificar un patrón en todas las víctimas?

De eso se trata esta serie que, indirectamente, le hace un guiño a Spotlight, al darle el mismo nombre al noticiero que cuestiona a Magnus sobre los abusos sexuales que se cometieron en el albergue.