OPINIÓN | Chinn De La Cruz: Londres bajo fuego: un patriotismo cliché que funciona

En esta cinta, el agente Mike Banning salvará la vida del presidente de los Estados Unidos, una vez más.
4 Septiembre, 2019
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2019/09/ASD.jpg

Estados Unidos tiene muchos héroes cinematográficos. Cada uno invencible –cada vez más– a los ataques de los grupos terroristas. Pese a que esa figura es un recurso brutalmente gastado, sigue funcionando. A propósito del estreno en Agente bajo fuego, que se suma a la saga Bajo fuego protagonizada por Gerard Butler, estuve mirando Londres bajo fuego (2016), película secuela de Ataque a la Casa Blanca (2013).

En esta cinta, el agente Mike Banning salvará la vida del presidente de los Estados Unidos –una vez más–, quien asiste al funeral de Estado del primer ministro británico. Con un guion que va de menos a más, en donde el suspenso y la tensión siempre están presentes, se plantea desde el inicio a dónde se quiere llegar a través de las escenas.

Interesante la transición de historias. No se recurren a los saltos atrás, pero sí existe una cronología bien estructurada que nos permite entender el porqué de la presencia de algunos personajes que, por su relevancia y trayectoria, bien podrían tener un papel más protagónico.

Tal es el caso de Morgan Freeman, quien esta vez interpreta a Allan Trumbul, vicepresidente de los EE. UU. Él está en un segundo plano hasta los minutos finales de la película, en donde sus frases y actuar cobran sentido en la personalidad de Banning y el país.

Me agrada bastante que el plano sentimental no se vea atado a una relación de pareja, sino de padre a hija. No obstante, considerando que este tipo de películas tienen un alto contenido de patriotismo efervescente, me pareció (in)congruente la escena comparativa en donde Banning elige no renunciar a su puesto de guardaespaldas del presidente de los EE. UU., pese a que empeñó nuevamente su palabra para dedicarle tiempo a su menor.