OPINIÓN | Carlos Jaico: “El síndrome de Ulises”

"Es esta circunstancia de la mitología griega a la que hace mención el Síndrome de Ulises, caracterizando el malestar emocional de las personas que han debido emigrar...".
14 Enero, 2021
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2021/01/jaico-El-síndrome-de-Ulises.jpg

Cuenta Homero en La Odisea (Canto V) que Ulises, “durante el día se sentaba en las piedras de la orilla desgarrando su ánimo con lágrimas, gemidos y dolores, y miraba al estéril mar derramando lágrimas”. Sin duda, esta gran nostalgia y melancolía se debía a dos décadas de separación de su esposa Penélope y su hijo Telémaco, quienes lo esperaban en Ítaca.


Es esta circunstancia de la mitología griega a la que hace mención el Síndrome de Ulises, caracterizando el malestar emocional de las personas que han debido emigrar, dejando atrás toda una vida para empezar una nueva.

Este proceso migratorio, conlleva una serie de dificultades ligadas tanto al hogar que se deja como al país de llegada. El primer caso, implica dejar atrás familia (padres, cónyuge e hijos), y muchos son los casos en los que la autoridad parental se ha ejercido a través del teléfono, desde algún confín en el mundo. Asimismo, se pierde el entorno social (amigos, colegas y círculo profesional) y cultura (comidas, aromas, paisajes, clima, etc.). Esta nostalgia se ahonda en fechas importantes que ya no se celebrarán en familia. En el segundo caso, el lugar de llegada en el que se va a evolucionar, tiene sus dificultades y fuentes de estrés. El proceso de adaptación deberá ser casi inmediato debido a un entorno social y económico desconocido; incluso el uso de una lengua diferente, una legislación restrictiva, debiendo adaptarse a las costumbres locales e idiosincrasia. Esto sin contar con las circunstancias adversas (prejuicios y xenofobia) que ponen a ruda prueba la resistencia física y emocional del migrante. Todos estos elementos vienen a apoyar el síndrome de Ulises. La respuesta a esta situación en el extranjero ha sido, una política del olvido y la indiferencia aplicada por consulados y embajadas. Pero todo no acaba allí. Así como Ulises, algún día el migrante regresará a nuestro país. Y es allí donde el problema se agudiza, debido a que no existe una verdadera política de Estado, real y eficiente, que permita el regreso de nuestros compatriotas en las mejores condiciones. De donde, se hace imperiosa una reforma total de la Ley 30001, tanto como la creación del Consejo Nacional de Inmigración, adscrito a la Presidencia del Consejo de Ministros, las Oficinas Descentralizadas de Enlace Parlamentario y el Vice Ministerio de los Peruanos en el Exterior. Esto, por la mejora de las condiciones de vida de nuestras hermanas y hermanos en el extranjero. Porque ellos también son peruanos a parte entera.


También puedes leer: OPINIÓN | Carlos Jaico: “Elogio de la lectura”

También puedes leer: OPINIÓN | Carlos Jaico: “Nuevos horizontes para la democracia”

También puedes leer: OPINIÓN | Carlos Jaico: “Unidos, solidarios y responsables”