OPINIÓN | Carlos Jaico: El líder y sus circunstancias

No te pierdas la columna de Carlos Jaico.
29 Septiembre, 2022
https://i0.wp.com/exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2022/09/Exitosa-Noticias-Carlos-Jaico-Liderazgo-Lider.jpg

Momentum, del latín movimentum, indica la circunstancia, el tiempo, la oportunidad, coyuntura o contexto histórico propicios para que el líder obtenga su segunda partida de nacimiento. Cierto, en la primera, se transcribió la fecha y hora cierta de su llegada al mundo, de la mano de sus progenitores. En la segunda nace como líder de la mano de sus circunstancias. Este segundo nacimiento marca también el punto inicial en el tiempo, en que el líder y sus colaboradores se encuentran y caminan juntos.

¿Qué podría hacer un líder sin las circunstancias? ¿Crearlas él mismo? Un líder sin circunstancias no existiría o, sin que él mismo lo sepa, sería un líder en espera. Un líder sin circunstancia sería como un súper héroe sin súper enemigo, porque es este último quien le da su razón de ser al primero; las circunstancias concretas son las que dan nacimiento al líder.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: OPINIÓN | Carlos Jaico: Repensar la propiedad para el desarrollo

El filósofo José Ortega y Gasset en su obra Meditaciones del Quijote lo explica a través de la frase: “Yo soy yo y mi circunstancia. Y si no la salvo a ella, tampoco me voy a salvar yo”. Él considera que el individuo no tiene naturaleza sino historia. Y es que, en realidad, nuestra individualidad se va haciendo cada día a lo largo del tiempo de nuestra vida.

Según Fernando Savater, esta circunstancia nos la brinda la historia, la gente que nos rodea, las tradiciones, las creencias, los prejuicios, las ideas y hay que salvar esta circunstancia, trascendiendo más allá de uno mismo. En ese sentido, no basta con los logros personales si no se ha enfrentado la circunstancia que nos rodea, es decir, el país, la época, la familia, la comunidad o el mundo.

Esta circunstancia entonces existe, está allí y nos acompaña a lo largo del tiempo. Sin embargo, si bien es cierto que el hecho histórico concurre paralelo a nuestras vidas y está abierto a nuestros sentidos, son pocos -como lo decía Víctor Hugo- los valientes que verán la oportunidad de asumir el desafío y responsabilidad de ser líderes. Porque frente a estas mismas circunstancias, muchos voltearán la mirada y avanzarán por los caminos del anonimato, postergando sine die su esperado segundo nacimiento.

Y permanecerán allí, en la decisión consciente de no ser. De donde es justo decir que el líder no nace; el líder se hace en la construcción de su ser frente a los hechos que lo circundan, los cuales transformará de acuerdo a su visión.

MÁS NOTICIAS EN EXITOSA: