OPINIÓN | Carlos Jaico: “El congresista presidente”

"... quienes llegan a la más alta magistratura, lo hacen con partidos poco organizados, sin cuadros técnicos, debiendo favores y arrastrando problemas de corrupción".
10 Junio, 2021
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2021/06/Jaico-congresista-presidente.jpg

Si existe una función a alto riesgo en el Perú es la de presidente de la República. Pese a esta dificultad, cada cinco años el número de candidatos es impresionante sin tomar en cuenta que, quienes lograron ser elegidos, han terminado en la cárcel o suicidados.


Si analizamos las razones para tal inconsistencia e inestabilidad, no sería la función en sí la causa del problema. La causa sería que quienes llegan a la más alta magistratura, lo hacen con partidos poco organizados, sin cuadros técnicos, debiendo favores y arrastrando problemas de corrupción. También, muchos de ellos han llegado en vientres de alquiler haciendo meteóricas carreras, en formaciones políticas de circunstancia.

Sin embargo, quienes sí han resistido a los embates de la ruda política peruana, han sido los presidentes interinos. Lo hemos visto con Valentín Paniagua y actualmente con Francisco Sagasti. Se podría decir que, durante el corto tiempo que les tocó gobernar, su liderazgo ha dado al país estabilidad y gobernabilidad pese a salir de situaciones complicadas para el país. Pese a las dificultades, uno y otro surgieron del consenso del propio Legislativo, para constituir el Ejecutivo. Incluso, cuando se equivocaron eligiendo a Manuel Merino, luego de la vacancia de Martín Vizcarra, tuvieron mejor criterio y pidieron la renuncia del primero para elegir al actual presidente Sagasti.


Lo que estaría pasando en ambos escenarios, es que el pueblo elige al Legislativo y este al Ejecutivo, reproduciendo el sistema parlamentario. Asimismo, en este régimen, el Ejecutivo está formado por el partido mayoritario o por una alianza con hegemonía parlamentaria. También admite que los ministros sean parte de la representación parlamentaria, algo que ya existe en la actual Constitución Política.

La estabilidad vendría entonces de la doble selección del presidente; primero como congresista de la República, luego para ser jefe de Estado. Estos dos filtros permitirían un mejor consenso tanto a nivel de los electores y, enseguida, a nivel de la representación nacional. La selección por el Legislativo permitiría que el futuro presidente conozca el trabajo y funcionamiento de los poderes del Estado. Además, su desempeño –legislativo y profesional– sería mejor evaluado por sus pares, siendo al final una elección de consenso. Una ventaja suplementaria sería que los acuerdos con el Legislativo serían mucho más rápidos y mejores.

Por la historia y la fuerza de los hechos, estaríamos pasando de un régimen presidencial a uno de corte parlamentario. Así, el Bicentenario y la gobernabilidad, nos estarían marcando el verdadero paso de las reformas constitucionales.

  Más de Carlos Jaico:

OPINIÓN | Carlos Jaico: “Liderazgo y visión para el desarrollo”

OPINIÓN | Carlos Jaico: “Educación, ciudadano y Estado”

OPINIÓN | Carlos Jaico: “Recompensa para el denunciante ético en la función pública”