OPINIÓN | Carlos Jaico: “El camino hacia el desarrollo”

"Ambas opciones de izquierda y derecha, en gobierno y gestión local o nacional, han hecho gala del mayor populismo, mediocridad y falta de profesionalismo...".
29 Abril, 2021
https://i0.wp.com/exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2021/04/Jaico-hacia-el-desarrollo.jpg

En la novela la Rebelión de los colgados, del mexicano Bruno Traven, escrita en 1936, se describe el maltrato y la precaria situación de los indígenas mexicanos a principios del siglo XX. El libro es explícito en la crueldad e injusticia en la que vivían, y la lucha por su libertad e independencia. Luego vendría Rebelión en la granja, de George Orwell, escrita en 1945, donde un grupo de animales de una granja expulsa a los humanos tiranos y crea un sistema de gobierno propio que acaba convirtiéndose en una tiranía. Esta ficción constituye el mejor análisis de la corrupción que puede surgir tras capturar totalmente el poder.

Ambas situaciones extremas son las que, en la historia contemporánea, han sido evitadas para lograr sociedades estables y con desarrollo. Se confirmó desde el inicio de la era moderna que la falta de recursos, la discriminación, el racismo, la ausencia de infraestructura y visión de país son las causas más comunes de la pobreza. Lo mismo con las tiranías, que abarcaban los puestos de poder trabajando para su interés y el de un pequeño grupo, generando corrupción y mayor desigualdad. Ambos extremos siempre han generado conflictividad social. Los unos intentando deshacer el poder de la tiranía, los otros manejándolo para enquistarse el mayor tiempo posible. Esta sería la historia del Perú.

Por una parte, la izquierda ha hecho de sus reclamos una cruzada ideológica, olvidando que el hambre, la educación o el acceso a la salud no obedecen a ninguna ideología. De allí que las opciones de izquierda, por su empirismo y abstracción, han fracasado cuando han sido gobierno. Por otra parte, la derecha y su pragmatismo, ha usado electoralmente las diferencias sociales abusando de su poder, para crear clientelismo y redes de corrupción.

Fundamentalmente, ambas opciones de izquierda y derecha, en gobierno y gestión local o nacional, han hecho gala del mayor populismo, mediocridad y falta de profesionalismo generando decepción y desconfianza.

De allí que el falso debate de izquierda y derecha haya conducido a una polarización por el poder, dejando de lado la eficacia y productividad para el país, así como la importancia de la planificación a largo plazo. De allí  también que el elector ya no se contente con delegar poder y aseste golpes en la mesa, culpando a los demás de las consecuencias que su desinterés e inacción política originan.

Es allí donde radica la reflexión en esta segunda vuelta: quién puede hacer del país rico que somos, el país de oportunidades que deberíamos ser.

  Más de Carlos Jaico:

OPINIÓN | Carlos Jaico: “Ser o no ser de las reformas constitucionales”

OPINIÓN | Carlos Jaico: “La encrucijada del Bicentenario”

OPINIÓN | Carlos Jaico: “Hacia la estabilidad política del Bicentenario”