OPINIÓN | Carlos Jaico: “Ciudadanos y sociedad: ¿Hasta cuándo viviremos las situaciones límites?”

"Hay quienes buscan oxígeno y otros que hacen negocio. Quienes buscan camas UCI y otros que piensan ser inmunes".
10 Septiembre, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/09/Hasta-cuándo-viviremos-las-situaciones-límites.jpg

La noción de “situación límite” fue introducida por Karl Jaspers en su libro Filosofía de las visiones del mundo (1919), designando así a las situaciones que el ser humano no puede cambiar, anular o dominar de manera habitual como la muerte, la vejez, la culpa, el sufrimiento, la desconfianza, el miedo y, actualizando la lista, el Covid-19.



Para Jaspers, este es el preciso momento en que la filosofía tiene su origen, así como la admiración lo fue para Aristóteles o la duda para Descartes. Dicho esto, y confrontados a estas situaciones, deberíamos reflexionar de manera profunda, viendo la vida más allá del contexto circundante para salir del hoyo existencial y avanzar. En este proceso, es importante saber cómo reaccionamos ante todo lo que nos está sucediendo.

Y aquí las reacciones son variadas. Vemos, por ejemplo, con respecto al virus, quienes buscan oxígeno y otros que hacen negocio. Quienes buscan camas UCI y otros que piensan ser inmunes. En esto, las aglomeraciones son lugares de contagio cual ruleta rusa. Otra es la actitud de los que han perdido toda esperanza al no poder dominar el contagio. Caminan con pasos perdidos y sin mascarilla, desafiando el aislamiento y la autoridad a la que encaran con sus mejores epítetos. En palabras de Jaspers la admiración por lo que nos sucede, aún no nos ha conducido a filosofar sobre los dramas que vivimos. Implicaría entonces que empujamos los límites del sufrimiento al máximo, en una suerte de irresponsabilidad consciente. Se sabe que está mal, pero se insiste tercamente sin culpa. De donde, si el dolor aún no ha impactado violentamente nuestra existencia, ¿cómo entonces podríamos reconstruirnos?


Esta sería la razón por la cual, las situaciones de incertidumbre se asimilan tan bien al punto de diluirse y considerarse socialmente insignificantes. En estas circunstancias, la consciencia tiene dificultades para asumir su rol crítico y evitar las situaciones límite, que en nuestra sociedad pareciera ser un perenne ensayo-error.

Sin embargo, poco a poco llegaremos a sobrepasar el límite de lo humanamente soportable, por más fuertes que creamos ser. En ese momento, empezaremos a valorar la amistad, la solidaridad, la libertad, la salud o la vida. Allí deberíamos ser conscientes que la existencia tiene un camino que podemos influenciar, dominar y, sobre todo, cambiar antes de que los límites a nuestra humanidad nos lo impongan. Ese será el momento de la reconstrucción, como ciudadanos y como sociedad.