OPINIÓN | Borka Sattler :”Virus, corrupción y falsedad”

"La conciencia nos dice que hemos vivido en una encrucijada que ahora se desborda en contrastes, unos con la modernidad, otros abandonados".
14 Mayo, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/05/coronavirus-mapa.png

En este tiempo de espera y siguiendo las reglas para vislumbrar que termine el tormento que azota el mundo. En este momento que debemos estar unidos, como en una guerra, por la supervivencia.



En instantes en que esta enfermedad sin misericordia se lleva a mucha gente de la que no era su hora de morir, no es posible que personas abominables y dentro de las fuerzas vivas de la nación traicionen abiertamente, y sin ninguna moral, el derecho que tienen los subalternos a protegerse para cumplir su deber.

El gobierno pone sus buenas intenciones al combatir este enemigo fatal, pero los corruptos infiltrados y de manera mezquina no ven otra cosa que el negocio y aprovechar. Así para ellos la vida humana es un juego.


Es increíble que el verbo lucrar esté tan adherido en el entendimiento de los que deben dar el ejemplo y vemos que estos traidores se nutren de comisiones y sobreprecios en los artículos elementales para salvar vidas humanas.

¿Qué hicieron los gobiernos anteriores en cuanto a la educación y la salud y qué hicieron por saber cuánta era la pobreza en el Perú, que ni siquiera hay un censo cabal y cuánta gente no está registrada como ciudadanos del país? Por un lado, o te buscas el pan de cada día o encuentras la enfermedad. Por otro, el contagio en los centros de salud de médicos y enfermeros es cuantioso por estar desprotegidos.

La conciencia nos dice que hemos vivido en una encrucijada que ahora se desborda en contrastes, unos con la modernidad, otros abandonados. Suficiente es escarbar entre los últimos períodos gubernamentales en que la mayoría están enredados con la serpiente de la corrupción y el poder, engañando a la gente con sendas campañas de embustes y promesas que no iban a cumplir.

De lo malo hay que sacar experiencias. Ahora vemos que en este momento se está haciendo lo conveniente para parar este mal. El esfuerzo es muy grande dada la situación del país con la herencia nefasta que tenemos, pero vemos la buena intención y seriedad con que se lleva la tremenda campaña de combate a este virus que a nivel mundial enferma y mata, pero también nos hace recapacitar para que de aquí en adelante el mundo y nuestro país sea mejor.

No caigamos en lo mismo, esto es una oportunidad para sanar de dos enfermedades: la del virus coronado y de la corrupción. Nadie puede ser feliz si tu hermano vive en la precariedad.