OPINIÓN | Borka Sattler: “La Semana Santa”

"Así se perdía la tradición religiosa. Aunque perdura en el corazón de los creyentes. Esta Semana Santa no tiene comparación".
9 Abril, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/04/surco.png

Desde la Colonia, la Semana Santa es una de las tradiciones más celebradas en el Perú. Por coincidencia la conmemoración de la Pasión y Muerte de nuestro Señor Jesucristo nos ha tocado vivir en esta pandemia global de este año 2020.

Un suceso inédito en el mundo que será un hito entre un antes y un después. A propósito de esta fiesta religiosa, me he detenido en leer el libro Procesión y fiesta.

La Semana Santa en Lima, del escritor Diego Lévano, publicado el 2016 por la Municipalidad de Lima, y que nos narra la evolución y cambios que la tradición ha llevado a cabo. Diego Lévano, licenciado en Historia por la Universidad Federico Villarreal, magister por la Pontificia Universidad Católica y por Mapfre-CSIC, de España, ha investigado en documentos y archivos del Arzobispado y de la Municipalidad para presentar sintéticamente las tradiciones centenarias de Semana Santa en Lima, poniendo de manifiesto las costumbres y el vivir en esos días de recogimiento y oración.

Período de procesiones del Señor Yacente y la Virgen Dolorosa, de las Estaciones en las iglesias que conmemoran las siete caídas de Cristo en el camino al Calvario, del Sermón de las Tres Horas, de la Misa de Resurrección.

La costumbre de vestirse de negro y con mantilla, el ayuno y abstinencia del Viernes Santo, el Pan de Dulce y los Frijoles Colados. Fueron costumbres de antaño y que en los últimos tiempos ya se fueron disolviendo para dar paso a días de asueto para reuniones en la playa en campamentos o en casa de veraneo, turismo cercano y, los que se quedaban en Lima, hacer festejos también.

Así se perdía la tradición religiosa. Aunque perdura en el corazón de los creyentes. Esta Semana Santa no tiene comparación. Debemos estar apartados en un encierro necesario y siguiendo las reglas de la autoridad. Son reglas duras, hasta matar este mal, que como una sombra ha envuelto a la humanidad.

Que estos días nos sirvan para pensar y tener esperanza. Por otro lado, disfrutemos nuestro hogar, que es el lugar más indicado y seguro que nos puede salvar.