OPINIÓN | Ántero Flores-Aráoz: “Promesas y realidades”

"El esfuerzo es loable como también lo fue en el gobierno de transición de Francisco Sagasti, en comparación con el nulo resultado del 'gobierno' del vacado Martín Vizcarra"
13 Noviembre, 2021
https://i0.wp.com/exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2021/11/Flores-Araoz-promesas-Exitosa.jpg

Se ha hecho costumbre, tanto nacional como internacional, que los jefes de Estado, al igual que gobernadores y alcaldes, al cumplirse los primeros cien días de la asunción en sus funciones para las cuales han sido elegidos o designados, según los casos y los países, proceden a hacer un balance de lo realizado. Esto es, dan a conocer lo hecho, así como las dificultades encontradas para hacer lo que prometieron y para justificar el incumplimiento de ser el caso.

Los cien primeros días de gobierno del profesor Pedro Castillo, han sido oportunidad para que no se salga de la tradición y nos dé, esta vez desde Ayacucho, un somero balance de los cien días a los que nos referimos.

Nos ha informado sobre las vacunas adquiridas para el COVID 19, las vacunas ya colocadas, lo que falta por colocar, el oxígeno medicinal y las plantas adquiridas para su producción. Ciertamente el esfuerzo es loable como también lo fue en el gobierno de transición de Francisco Sagasti, en comparación con el nulo resultado del “gobierno” del vacado Martín Vizcarra.

Ha dado cuenta de las acciones que se están tomando, para enfrentar la posibilidad de una tercera ola pandémica, siendo destacable también los esfuerzos para reparar colegios y aulas para reiniciar clases presenciales, además del inicio de algunas obras de agua potable.

En lo que se refiere a la reactivación, las cifras que se nos ha proporcionado como si fuesen de crecimiento, solo lo son de recuperación de lo perdido en la pandemia, lo que igual sucede con los puestos laborales perdidos. Una cosa es crecer y otra muy diferente y menor, es el recuperar.

Nos ha parecido conveniente que se aclare que la segunda “Reforma Agraria” no es ni para expropiar ni para incautar, sino para facilitar la mejora de cultivos, principalmente con apoyo técnico y crediticio.

También es tranquilizador que se haya mencionado que no se han expropiado bienes inmuebles ni tampoco depósitos, aunque faltaría prometer que tampoco lo será en el futuro.

Se podría haber avanzado más, por supuesto, pero lamentablemente para ello no se hizo lo debido, como es nombrar personas calificadas, de probidad acrisolada y de conocimientos suficientes, para asumir los altos cargos que demanda el Poder Ejecutivo. Todos los días leemos en el diario oficial las resoluciones de nombramientos que por lo general dejan mucho que desear.

Tampoco se ha generado confianza para que los inversionistas hagan su tarea y creen puestos laborales. La confianza se hace día a día y no con anuncios que espanten a los inversores, aunque debemos reconocer que, al dar declaraciones sobre algunas actividades productivas, se han anunciado renegociaciones, lo que es absolutamente razonable, pues si hay algo que cambiar se hará por decisión de las partes y no por la imposición de los gobernantes.

No olvidemos que otro de los motivos de la desconfianza, es el repetitivo anuncio que se pretende una nueva Constitución y que, mientras esa posibilidad esté vigente, nadie en su sano juicio hará inversiones con la espada de Damocles de nuevas reglas aún desconocidas. Lo demás es anecdótico.

  Más de Ántero Flores-Aráoz:

OPINIÓN | Ántero Flores-Aráoz: “Legislar por delegación”

OPINIÓN | Ántero Flores-Aráoz: “María Cristina, ¡me rebelo!”

OPINIÓN | Ántero Flores-Aráoz: “Ubíquense, no fue de facto”