OPINIÓN | Ántero Flores-Aráoz: “Obras para reactivación y salud”

"... ejecución de obra pública que demande el mayor empleo posible de mano de obra, como son carreteras y otras vías terrestres de comunicación".
18 Julio, 2021
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2021/07/Flores-Araoz-obras.jpg

En buena cuenta, venimos soportando la pandemia del Covid-19 más de un año y las consecuencias no solamente afectan la salud de nuestra población sino también la economía, principalmente en el área del empleo.


Las tres regiones naturales del país están afectadas, no se salva un solo departamento y tal situación lleva a quienes se sienten depositarios de la verdad, a aconsejar si lo que debe ser priorizado es la atención a los aspectos económicos tan mellados por la pandemia o a los aspectos sanitarios.

Lo cierto es que no son aspectos que estén en disonancia, ambos se deben atender en simultáneo como lo ha anunciado la presidenta del Consejo de Ministros. Se necesita tanta atención sanitaria de calidad a los infectados, como vacunas para prevenir contagios. Igualmente, se requiere reactivar la economía con su vertiente ocupacional, escogiéndose la ejecución de obra pública que demande el mayor empleo posible de mano de obra, como son carreteras y otras vías terrestres de comunicación.


Todo lo expuesto nos lleva a preguntarnos, si hay actividades para promover que simultáneamente ayude al empleo de mano de obra y a las medidas de prevención al contagio. La respuesta es que la hay y ella consiste en dotar de agua potable a los grupos poblacionales que carecen de ella, que al mismo tiempo ocupa mano de obra actualmente ociosa, pero además contribuye a la higiene personal que, junto al distanciamiento social y al uso de las mascarillas, constituyen la recomendación de los epidemiólogos para impedir en lo posible la enfermedad.

Realmente penoso, que el quinquenio que se había previsto como el del servicio de agua y alcantarillado, debido a que fue la propuesta principal del ganador de las elecciones del 2016, no se diera.

Las cifras que se conocen es que alrededor de algo más de seis millones de viviendas particulares tienen acceso al agua de red pública, pero otros cuatro millones carecen de ella.

El tema del alcantarillado es más grave y las carencias de agua potable en zonas rurales son de espanto. Se estima que hay por lo menos un millón seiscientos mil personas que carecen de agua potable y quienes adolecen del servicio de alcantarillado son dos millones novecientos mil personas, siendo optimistas.

Sin embargo, lo más penoso es que quienes carecen de agua potable la tienen que adquirir de camiones cisterna que no garantizan su calidad, pero que la venden a precios como si se tratase de agua embotellada de manantial. Es el agua más onerosa que la que llega a los barrios residenciales.

Algo más en adición a todo lo que se ha señalado, siempre se puede retomar, y en algunos casos continuar, con el proyecto de “cloración”, con inversión muchísimo menor que la de las redes de agua potable, que fuera proyectado en la gestión del Ministerio de Vivienda, bajo la conducción del ingeniero Javier Piqué.

  Más de Ántero Flores-Aráoz:

OPINIÓN | Ántero Flores-Aráoz: “Envidia policial”

OPINIÓN | Ántero Flores-Aráoz: “Gran efeméride, modesta celebración”

OPINIÓN | Ántero Flores-Aráoz: “Covid, vacunas y Congreso”