OPINIÓN: Antero Flores-Aráoz: Diario “Bebe crece”

"Esta situación obliga a que, si hay normas urgentes que se quiere que rijan a partir del día siguiente, se publican en una edición extraordinaria del mismo día".
4 Abril, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/04/Antero.jpg

De acuerdo a norma constitucional, las disposiciones legales mandatorias tienen que ser publicadas para tener efecto frente a la población, sean obligatorias, acatadas y cumplidas. La publicación no se hace en cualquier medio, debe hacerse en el diario oficial que se denomina “El Peruano”, donde además se publican los avisos judiciales y administrativos, sentencias del Tribunal Constitucional y muchos otros textos.

En estos tiempos de emergencia nacional y sanitaria, los medios de comunicación realizan una loable actividad, para con dedicación y sacrificio, tener informada a la colectividad, tanto de lo que ocurre en el Perú como en el resto del mundo.

El diario oficial “El Peruano” no es ajeno al esfuerzo. Las disposiciones legales, tienen efecto desde el día siguiente de su publicación, salvo que la norma hubiere dispuesto su vigencia para más adelante y, expresamente determina también la Constitución que las normas no tienen efecto retroactivo, es decir, efecto hacia atrás, él es hacia adelante.

Pues bien, el diario oficial “El Peruano” se va editando en el día y se imprime en la noche, y al día siguiente la versión física se encuentra a disposición de los lectores en los puestos de venta de diarios y también en manos de los distribuidores.

En adición, también hay una publicación digital por Internet. Por lo regular, si una norma legal se expide hoy domingo y sale publicada al día siguiente, es decir el lunes, recién tendrá efecto obligatorio a partir del martes.

Esta situación obliga a que, si hay normas urgentes que se quiere que rijan a partir del día siguiente, se publican en una edición extraordinaria del mismo día. En estos tiempos de urgencia, quienes somos operadores del Derecho, tenemos que conocer permanentemente las ediciones digitales de “El Peruano” para saber si hay al instante las normas que se van aprobando y publicando, por lo que vemos casi ediciones extraordinarias.

En la práctica, y por los tiempos de urgencia a los que nos referimos, casi cotidianamente hay ediciones extraordinarias, lo que no es nada raro. Empero, lo que sí es raro y cuestionable, es que las ediciones extraordinarias vayan creciendo en el curso del día y, si uno revisa edición extraordinaria a las doce del día, encontrará quizás que no hay nada, a las dos de la tarde alguna que otra disposición, y según avance el día, la tarde y la noche, se irán incorporando más normas, lo cual deja mucho que desear y no da la seriedad. El diario oficial no puede ser como una liga o un chicle que se va estirando.

Para solucionar la situación creemos que mejor sería que existan diversas ediciones extraordinarias numeradas, y así se evitaría lo que antes hemos expuesto. Lo relatado nos hace recordar que hace algunos lustros había unas prendas para bebes, las cuales tenían elasticidad e iban creciendo al igual que las criaturas. Se les llamaba “BEBE CRECE” y eran fabricadas por una empresa confeccionista de aquellos años, llamada Lolas. Ahora “El Peruano” parece un “bebe crece”.