Nicolás Lúcar: “El subsuelo es de todos los peruanos y no del pendenciero que paga 3 dólares por hectárea”

Cambiemos las reglas de juego, que sea el estado peruano, que es el dueño del mineral que hay en el subsuelo el que haga los estudios de impacto ambiental.
11 Septiembre, 2019
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2019/09/lucarr-1.png

 

Cuando hablamos de los grandes problemas del país, nos enfrentamos a tremendos déficit en infraestructura, en el requerimiento a hacer inversiones gigantescas en salud, en seguridad, en educación, en infraestructura, es decir, nos falta todo y la pregunta es: ¿Cómo vamos a resolver nuestros dos más grandes problemas? Uno de ellos es la ineficiencia impresionante del aparato del estado peruano, la lentitud, la lenidad, los procedimientos engorrosos, pero eso es una parte del problema que hay que resolver, el otro es: ¿de dónde va a salir el dinero? Porque necesitamos fortunas para recuperar las décadas que hemos perdido y la respuesta es muy simple, de nuestros recursos naturales.

 

Somos un país rico señor, el problema es que hemos estado haciendo mal las cosas, porque todo está de cabeza, si uno agarra el mapa de concesiones mineras por ejemplo, se sorprende descubriendo que todo el Perú está concesionado y que conseguir una concesión en el Perú es,  desde mi punto de vista y me van a disculpar, sospechoso. 3 dólares cuesta la hectárea al derecho de vigencia, 3 dólares por una hectárea donde probablemente haya  miles de veces esos 3 dólares, cientos de miles de veces en mineral, entonces esto está al revés y se han otorgado concesiones mineras y se han hecho procesos de espadas a la gente, en muchos casos en contra de la gente, sin que la gente sienta que la explotación del recurso está transformado su vida y en muchísimos casos, lamentablemente es verdad.

 

Se ha explotado el mineral, se ha sacado el mineral, las compañías mineras han sacado fortunas, el estado ha recibido impuestos, se ha recibido canon, parte de ese dinero que ha sido mal utilizado, cuando no se lo han robado y las comunidades siguen ahí, sufriendo su pobreza.

 

Entonces hay que cambiar este estado de cosa, y esto ¿qué supone? Y me voy a atrever a hacer una modesta propuesta cuando se está discutiendo; la posibilidad de una nueva Ley General de Minería y cuando estamos al borde de PeruMin que es el más grande evento alrededor de la minería que se realiza en el Perú.

 

Cambiemos las reglas de juego, que sea el estado peruano, que es el dueño del mineral que hay en el subsuelo, el que haga los estudios de impacto ambiental, de manos y del brazo con las comunidades, con las personas que van a ser afectadas con la explotación de ese recurso y que se establezcan de la mano con la gente si es factible realizar estos proyectos, que características deben tener, no solo para  que no afecte el ambiente, la vida, el agua de la gente, sino para que garantice que la gente se va a beneficiar de manera directa y una vez que eso haya sido resuelto, recién ahí podemos discutir a quien le vamos a entregar la concesión, es decir, cual es la empresa privada que nos hace la mejor oferta, no solo para sacar el mineral y exportar piedras por favor, sino para exportar el producto con el mayor valor agregado como sea posible, lo cual va a suponer una generación extraordinaria de empleo para los peruanos. Y ahora que estamos hablando de productividad y competitividad, tenemos que agregarles valor a nuestros productos y para eso vamos a requerir una millonaria inversión en educación en esos sectores y podemos transformar la vida del Perú y utilizar esos recursos  para la agricultura, para el turismo, para todo lo que necesitemos.

Pero si no partimos de reconocer que somos un país rico y que el mineral que hay en el subsuelo es de todos los peruanos y no del pendenciero que paga 3 dólares por hectárea, de todos los peruanos señor, no van a cambiar las cosas, y comencemos por tener el coraje de enfrentar esa discusión, hay que cambiar las reglas de juego, sí señor, sin miedo y eso no nos convierte en antimineros, al revés, lo que hay que hacer es explotar ese recurso, pero para beneficio de todos.

 


Foto. Carlos Guerrero