Netflix gana USD 900 millones con ‘El juego del calamar’ y no reconoce bono al creador

Surcoreano Hwang Dong-hyuk confirma que plataforma de streaming solo le paga de acuerdo al contrato. Con la serie, empresa bate todos sus récords en el mundo.
27 Octubre, 2021
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2021/10/Netflix-juego-del-calamar-Exitosa.jpg

La serie ‘El juego del calamar’ es un éxito comercial rotundo con ganancias cercanas a los 900 millones de dólares para Netflix, pero al creador de la aclamada serie, Hwang Dong-hyuk, no le ha ido tan bien en esta primera temporada.


“No soy tan rico, pero tengo suficiente como para llevar comida a la mesa”, dijo el creador de la serie y reconoció que la plataforma de streaming no le ha reconocido ningún bono por el triunfo de la serie. “Netflix me pagó de acuerdo con el contrato”, aclaró el director, sin lamentarlo.

También puedes leer: Laura Bozzo ahora afronta riesgo de perder su nombre legal tras batalla con pareja de actores


Sus palabras suenan injustas, pues según documentos filtrados por la prensa inglesa, la producción de nueve episodios costó 21,3 millones de dólares, es decir 2,3 millones por episodio y su retorno ha sido extraordinario por arrojar 893 millones de dólares en ganancias.

La serie ha sido vista por 142 millones de hogares y aumentó en 4,4 millones los suscriptores a Netflix. Ahora Dong-hyuk pueda negociar un mejor contrato para la segunda temporada y, según bromeó el mismo, podría llegar a ser tan rico como el personaje de su serie.

‘El Juego del calamar’ es una idea que tenía Dong-hyuk desde 2009. “Estaba muy apurado económicamente porque mi madre se jubiló de la empresa para la que trabajaba. Había una película en la que estaba trabajando pero no conseguimos financiación y no pude trabajar durante un año. Tuvimos que pedir préstamos: mi madre, mi abuela y yo”, contó el director.

También puedes leer: Arma empleada por Alec Baldwin en accidente tenía balas reales

La serie fue rechazada repetidas veces, hasta que apareció Netflix el año pasado. Todo ese proceso, en palabras de su creador y director fue “física, mental y emocionalmente agotador”, con tanto estrés que hasta perdió seis dientes en el proceso.