Minsa capacita sobre el manejo adecuado de cadáveres con COVID-19

Se busca establecer las pautas correctas a desarrollar luego de la defunción para evitar cualquier riesgo de contaminación y diseminación de la enfermedad.
14 Abril, 2020
https://i0.wp.com/exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/04/medico-coronavirus.jpg

El Ministerio de Salud (Minsa) capacitó sobre el manejo adecuado de los fallecidos a causa del Covid-19 a directores, personal de entidades del sector Salud y a los periodistas de los diversos medios de comunicación, con la finalidad de establecer las pautas correctas a desarrollar luego de la defunción para evitar cualquier riesgo de contaminación y diseminación de la enfermedad.


El biólogo Elmer Quichiz Romero, director ejecutivo de la Dirección General de Salud Ambiental, lideró la capacitación y explicó los detalles del manejo exacto de los cadáveres en caso de que la persona haya fallecido en un establecimiento de salud, en su vivienda o en otro lugar.

Cuando el paciente fallece en un hospital o centro de salud, no se debe movilizar el cadáver. Se debe retirar los dispositivos médicos no invasivos y remojarlos en una solución desinfectante y si tiene dispositivos médicos invasivos, éstos deben mantenerse en el cuerpo hasta su disposición final.


Asimismo, antes de proceder a la preparación del cuerpo, podrá permitirse el acceso a una distancia no menor de 2 metros de dos familiares directos, para que puedan despedirse de su pariente.

El personal de salud que realizará el manejo del cadáver debe contar con el Equipo de Protección Personal, y procederá a colocar el cuerpo en una bolsa impermeable, resistente y con cierre hermético para luego proceder a su cremación o entierro (inhumación). Cabe destacar que, una vez envuelto, el cadáver deja de ser un agente contaminante.

En el caso de que la persona haya fallecido en una vivienda u otro lugar, se debe aislar el cadáver y llamar a la policía para que constate que la muerte no se produjo de manera violenta y luego de ello, llamará a la autoridad sanitaria de la jurisdicción: hospital (del Minsa o EsSalud), Dirección de Redes Integradas o Dirección y Gerencia Regional de Salud.

El personal encargado de manejar el cadáver deberá llegar dentro de las 24 horas y lo colocará dentro de una bolsa hermética. Una vez cerrada, ésta no debe abrirse por ningún motivo. De hecho, la cremación del cuerpo se realizará sin sacarlo de esa bolsa hermética, o de lo contrario, lo colocarán en al ataúd para inhumar el cuerpo sin abrir en ningún momento el féretro.

El personal de los servicios funerarios deberá estar capacitado y disponer de los equipos de protección personal para transportar el cadáver. No se puede trasladar el cuerpo fuera de la provincia donde ocurrió el fallecimiento.

Este mismo procedimiento debe realizarse para los cuerpos encontrados fuera de su domicilio o los que sean sospechosos de haber sido afectados por el Covid-19. Si hay evidencia de un acto criminal, el profesional de salud dará cuenta al Ministerio Público para que autorice la necropsia de ley, la que se realizará con los cuidados exigidos y el número mínimo necesario de participantes.

De no contar con seguro de salud, el financiamiento para su cremación o entierro (inhumación) será asumido por el Seguro Integral de Salud (SIS), quien realizará las acciones administrativas y financieras que corresponden.

Este protocolo está establecido por la modificatoria de la Directiva Sanitaria N° 087-2020-DIGESA/MINSA, aprobada por Resolución Ministerial N° 100-2020-MINSA.

Equipos de protección personal

El personal que atenderá el acto deberá contar con equipos de protección personal: guantes de látex, ropa quirúrgica descartable, mandilón descartable, gafas oculares antinieblas, protector facial, respirador N95 o FPP2 y botas o cobertores de zapatos impermeables y descartables.