Ministro Morán pidió disculpas a los padres de Sosiret en nombre del Estado peruano

Titular del Mininter prometió que se realizará una investigación exhaustiva “contra todos los policías responsables, desde la comisaría hasta la Dirincri”.
20 Febrero, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/02/ERPB48KW4Acbru--1280x853.jpg

Pedido de perdón. El ministro del Interior, Carlos Morán, se reunió esta mañana con los esposos Carlos Rodríguez y Rosario Aybar, padres de la fallecida Solsiret Rodríguez, para presentarles las disculpas de parte del Estado peruano. Además de reconocer la negligencia del Estado en atender la desaparición de la joven estudiante y activista a lo largo de cuatro años.

“Comprendo la indignación de la familia por esta negligencia punible de algunos policías e incluso del ministro de Interior de ese entonces, quienes no tuvieron ni proactividad ni sensibilidad para impulsar la investigación”, dijo el titular del Mininter durante la reunión.

En este sentido, Carlos Morán les dijo a los padres de Solsiret que ha dispuesto que la Policía Nacional (PNP) inicie una investigación exhaustiva contra todos los policías responsables, desde la Comisaría hasta la Dirincri.

“Desde que tomamos conocimiento del caso demostramos que sí se podía avanzar con la investigación y descubrir la verdad de los hechos. Eso pasa cuando hay voluntad política y es lo que no tuvieron las autoridades del 2016”, agregó.

En la reunión también estuvo presente la ministra de la Mujer, Gloria Montenegro, quien atendió las inquietudes de los padres. Por su parte, Carlos Morán garantizó a los padres que la investigación continuará hasta esclarecer totalmente las circunstancias de la muerte de Solsiret y hallar a todos los responsables

Solsiret Rodríguez Aybar desapareció en agosto del 2016, tuvieron que pasar 4 años para que se confirmara que el cráneo y las extremidades de la víctima se encontraban escondidos en la casa de Andrea Aguirre Concha, pareja de Kevin Villanueva, cuñado de Solsiret Rodríguez. La mujer confesó ante los agentes de la División de Homicidios de la Policía que se desmembró el cuerpo de la joven activista y se deshizo de algunas partes, todo en complicidad con Kevin Villanueva, cuñado de Solsiret.