OPINIÓN | Miguel Humberto Aguirre: Más conciencia

"Con el ritmo impuesto hasta el momento, tenemos un 62 %, o unos 8 millones de personas, con las dos dosis. Un paso importante, pero deben preocuparnos mucho los faltones".
26 Agosto, 2021
https://i0.wp.com/exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2021/08/mas-conciencia-miguel-h-aguirre.jpg

En todo el mundo, la movilización de las autoridades, de las comunidades por una vacuna, no importa el laboratorio, son masivas. Nadie espera. Nadie aguarda. Todo es movilización. Una vacuna es vida. Una vacunación es protegerse personalmente y a quienes están en nuestro entorno.


A los que merecen cuidarse, pero no todos lo valoramos igual. Los miles de vacunas viajan de un lugar a otro, ante la espera de países donde los casos de Covid- 19 aumentan diariamente. Suben cada minuto y no hay una sola vacuna, ante la angustia de autoridades y pacientes, sigue eliminando seres.

En el país, como que todo esto no pasara. Afirmamos lo anterior porque las autoridades sanitarias han expresado que un alto número de merecedores de ser vacunados, no llegan hasta los vacunatorios capitalinos instalados especialmente. El porcentaje de los rezagados es alto. ¿Cómo llamamos a esto: indolencia, pereza, indiferencia?


Puedes leer | Dennis Falvy: “El sistema monetario explosionará”

Para otros es irresponsabilidad, incapacidad, ineptitud, pero eso está allí. Sigue aún. Hemos criticado a las autoridades porque el interés por la lucha de adquirir las vacunas no era mejor.

Criticamos a los personales que no atienden a quienes van a vacunarse con la prontitud, con velocidad requerida, pero cuando las cosas caminan, hay un amplio sector de NO VACUNADOS, con la primera o segunda dosis, sin presencia en el sitio para recibir esa vacuna tan luchada en todo el mundo.

En nuestra población se está denunciando una negligencia inaceptable. Con el ritmo impuesto hasta el momento, tenemos un 62 %, o unos 8 millones de personas, con las dos dosis. Un paso importante, pero deben preocuparnos mucho los faltones. No pueden mantener su abstinencia. Ellos deben ser protegidos y, a su vez, proteger a quienes les rodean.

Síguenos en Twitter