Miguel Humberto Aguirre: “Donde no llegaban los periódicos ni la TV, la radio superaba las alturas”

Llegó al Perú 4 días después del golpe militar de Augusto Pinochet. Tenía la idea de quedarse en nuestro país por tres meses y ya han pasado más de 40 años.
13 Febrero, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/02/86289274_501782107200901_8445664209575870464_n.png

Es Miguel Humberto Aguirre: una eminencia en la historia de la radio peruana. Nació en Santiago de Chile en 1932 y se licenció como periodista en la Universidad de Chile. Trabajó en la emisora Minería y Magallanes, siendo esta última una radio especial pues fue la encargada de transmitir las últimas palabras de Salvador Allende. Llegó al Perú el 15 de septiembre de 1973, 4 días después del golpe militar de Augusto Pinochet. Tenía la idea de quedarse en nuestro país por tres meses y ya han pasado más de 40 años desde entonces.

P: ¿Cómo llega a nuestro país tras la convulsión social por el golpe militar del dictador Augusto Pinochet?

R:(Llegué) de casualidad al Perú porque me pareció que era más fácil. Las noticias estaban muy divididas (en Chile), que el sur estaba entre ellos, que el centro era de las fuerzas militares y el norte era de Chile, de los trabajadores chilenos. Entonces yo dije: me es más fácil que llegue por el norte, por el sur del Perú y pase al otro lado. La verdad que de ninguna manera fue fácil.

P:¿Qué influyó para que su corta visita en nuestro país se convierta en una estancia de más de 40 años?

R:Bueno, algunos amigos. Yo tenía grandes amigos, (entre ellos) Ofelia Lazo con ella conversé mucho, me guiaron y aquí estamos.

P:¿Cómo nace su pasión por el periodismo radial?

R: Muchos años les he dedicado a la radio. Tuve la suerte de dedicarlo en Chile. Entre mis anécdotas, yo no quería que mis papás me ayudaran.  Vendía boletos ( en el hipódromo) los días domingo, con eso me las arreglaba como estudiante, pero imitaba al relator de las carreras. Entonces como todos mis compañeros que estaban ahí, que también eran estudiantes que se ganaban unos pesos, yo lo imitaba. Un día, jubilaron a un relator, no recuerdo, y un compañero me dijo preséntate. Yo le dije: estás loco, yo lo hago por imitar. Con el tiempo, fui relator muchos años, tuve una afición que no la tenía. Fui una vez también a ver a un amigo en una radio que era de los escritores de Chile y no llegó el locutor. A las tres semanas, me llama y me dice: Quieren probarte. Y ahí me ligué a la radio y ahí nació mi afición. Como estudiaba periodismo, trabajaba en periódicos, revistas, todo lo que es periodismo, no he hecho otra cosa en mi vida.

P: Usted trabajó en Magallanes, la emisora que transmitió las últimas palabras de Allende. ¿Cuán importante era esta señal?

R: Fui director del diario La Nación, había trabajado en Magallanes mucho tiempo. Fue la emisora de Allende. Él siempre estuvo muy ligado a la radio. Nosotros tuvimos la suerte de dirigir la primera conferencia de prensa que le brindó a la prensa extranjera al otro día del triunfo (de Allende).

P: Dejó de lado el sueño de desempeñar la carrera de literatura,¿considera que fue una decisión acertada?

R: Ese fue mi gran sueño, es por eso que soy buen lector. Me encantaba la literatura. Sí fue una decisión acertada, he obtenido muchas cosas que a lo mejor la literatura no sé si me las habría dado o no pero estas cosas del periodismo me las ha dado, eso es un contingente así que las acepto.

P:  Las primeras transmisiones de radio en Latinoamérica se realizaron en el año 1930, ¿Cómo vivió el proceso de adaptación de la radio?

R: Para nosotros, Alessandro Volta es la gran solución, inventó la pila. Yo he estado en el Perú cerca de los 5 000 msnm. Lo único que se escuchaba eran dos radios en aquella época, allá en la altura. No había periódicos, no habia televisión. (la radio) supera las alturas, tiene el beneficio de que uno puede predecir que es lo que realmente necesita el Perú. Puede estar trabajando y escuchando lo que está sucediendo o la música que lo acompaña. Algo muy importante: la radio agrega por parte del oyente lo que podemos llevar en la imaginación, la gente que escucha la radio se imagina las cosas que un buen periodista narrativo está contando. Eso es para mí es maravilloso, es una forma de entregar una información. Eso lo tiene la radio, no lo tiene la tele, no lo tienen los otros medios.

P:¿Qué ha significado la radio en su vida?

R: Toda mi vida. Una vez trasmitimos una carrera de autos sin tener uno el camino. La radio debe ser mucha creación, un director creativo con mucha creación.

P: ¿Cree que la radio pueda ser desplazada por los medios digitales actuales?

R: Dijeron que cuando salió la televisión, la radio moría. Ahí estábamos. Salió internet, dijeron que nos moríamos. Ahí estábamos. Es más, desde mi punto de vista, la tv y el internet le ayuda a la radio. Antes contabamos y la cosa se quedaba en al aire. Hoy día el oyente nuestro escucha y va a verlo, porque también se lo muestran.

P:¿Cómo cree que debe reinventarse la radio para mantenerse como uno de los medios más sintonizados?

R: Necesita mucha calle. Una radio que no piensa tener reporteros, se muere. La radio en este momento es el hombre y la mujer de la calle. Por eso es que a los periodistas de radio hay que exigirles el doble, tienen que ser muy narrativos. Tiene que ser un cuentista. La radio es eso y el periodismo es eso. La gente lo sabe y lo cuenta sin haberlo visto porque se lo imagina.

P:¿Cuál cree usted que es el futuro de la radio?

R: Primero, buenos periodistas, enseñarles mucho a hablar, a que los periodistas lean. Desgraciadamente hoy día no leen mucho. No sé si porque no tienen tiempo pero no leen en la cantidad que nosotros leíamos antes.  Antes para hacer una tarea había que ir a la biblioteca, hoy día uno entra al internet. Yo tengo un nieto de 16 años que se lee cuatro libros al mes.

P: ¿Cuál es el mensaje final que le da a los oyentes, particularmente a los de Exitosa Radio?

R: Que crean nosotros, estamos en todas partes. Me parece una buena inspiración haber venido de la provincia a conquistar la capital. Creo que Higinio tiene una imaginación de navegante. Se instaló en Monsefú y fue saliendo. (Los medios traicionales) van de aquí para allá, él vino de allá para acá. Las Naciones Unidas ha dado un buen paso, la ha reconocido (a la radio), cosa que antes no se había hecho. Sin ser un medio caro, es un medio bastante barato, le ha dado la importancia que tiene. Yo creo que eso es de mucho valor sobre como valorarse el trabajo de la radio.