Menor de 9 años dibuja logo de Exitosa y se lleva canasta

Valentino quería sorprender a su mamita por su día y, ante la falta de un diario impreso para participar en el concurso, dejó salir su vena artística.
17 Mayo, 2020
https://i0.wp.com/exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/05/niños-exitosa.jpg

En un inocente y emotivo gesto, un menor de 9 años dibujó el logo del diario Exitosa con la intención de participar en el sorteo de canastas para ayudar a sus progenitores a soportar la cuarentena.

Su deseo se hizo realidad y ayer, en reconcomiendo al amor que mostró a los suyos, recibió productos de primera necesidad. Valentino veía como sus padres gastaban a cuentagotas cada sol que tenían para sobrevivir el aislamiento social.

Y es que su mamita, Lissette Valenzuela Barrientos, apenas ganaba 400 soles en su trabajo de limpieza; mientras que su papá, un obrero de construcción civil, se quedó prácticamente en la calle por el estado de emergencia.

Fiel radioyente de Exitosa, el menor escuchó sobre el sorteo de canastas por el Día de la Madre y decidió participar para llevarle algo de tranquilidad a su familia, sobre todo a su querida mamá.

Pero como no tenían dinero para comprar un ejemplar del diario, dejó salir su vena artística y dibujó el logo del diario para participar. “Yo llegué de trabajar y me mostró el dibujo con la frase “Exitosa, la voz del pueblo”.

Me dijo: ’mamita, tómale una foto y mándalo’. Lo vi tan emocionado que mandé la imagen y tiempo después recibí la llamada que decía que había ganado una canasta.

Nunca pensé que lograríamos conseguirlo”, relató la mujer. Exitosa llegó ayer a la vivienda de la familia, ubicada en Pamplona Alta, en San Juan de Miraflores, para entregar la canasta repleta de víveres.

En el lugar el hermano de Valentino, el pequeño Nicolás, hizo llegar a los reporteros un dibujito como muestra de agradecimiento a todos los integrantes de la multiplataforma.

La entrega de canastas a personas en condición vulnerable continuó ayer en otros distritos de la capital como San Juan de Lurigancho. En la citada jurisdicción la afortunada fue Marilin del Castillo, una madre de familia que no tenía dinero para alimentar a sus hijos y había colgado una bandera blanca en su puerta.