Lula libre tras pasar 580 días preso por corrupción

Miles lo vitorean en las calles y comentan que fallo del Supremo es un duro golpe para las investigaciones del caso Lava Jato
9 Noviembre, 2019
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2019/11/ganador-auto.jpg-22-1280x720.png

El ex presidente de Brasil Luiz Inácio da Silva quedó en libertad ayer, después de que el juez federal Danilo Pereira Junior así lo dictaminara, tras 19 meses en prisión como parte de una condena de 8 años y 10 meses por corrupción, vinculado al caso Lavas Jato.

La decisión, publicada a las 16:15, hora local, se produjo después que el jueves la sentencia del Tribunal Supremo (STF) determinó que las penas de prisión empezarán a cumplirse solo cuando el acusado agote todos los recursos disponibles.

Citando la decisión del máximo tribunal judicial, el magistrado de ejecución de penas determinó en un fallo de menos de dos páginas que ya “no existen fundamentos para la ejecución de la sentencia”.

A poco de salir de prisión, Lula dijo a sus seguidores que es víctima de una caza de brujas en el marco del macrocosmo Lava Jato que reveló sobornos masivos en Brasil y el resto del continente y ha supuesto el encarcelamiento de muchos de los políticos y empresarios más poderosos de Brasil.

Las primeras reacciones señalan que el fallo del Supremo supone un golpe tremendo para los investigadores del caso Lava Jato, que emitieron tras la decisión un comunicado para recalcar que “la existencia de cuatro instancias judiciales, unido a un número excesivo de recursos, supone retrasos y prescripción, derivando en impunidad”.

Y es que desde 2016 y al calor del macrocaso anticorrupción, los condenados en segunda instancia iban a la cárcel. El temor a verse privado de libertad fue uno de los factores que contribuyó a que proliferaran las denominadas delaciones premiadas, beneficios para los condenados a cambio de revelaciones e incriminar a terceros.

Discurso

“Queridos compañeros y compañeras, no tienen dimensión de lo que significa para mi estar hoy aquí con ustedes”, comenzó Lula da Silva, en sus primeras palabras pronunciadas en libertad. “Toda mi vida conversé con el pueblo brasileño, y no me imaginé que el día de hoy iba a estar aquí conversando con los hombres y las mujeres que durante 580 días estuvieron diciendome ‘buen día, Lula’, ‘buenas tardes, Lula’, ‘Buenas noches, Lula’, no importa si llovía, si hacían 40 grados o si hacían cero grados, todo el santo día sus voces eran el alimento de la democracia que yo necesitaba para resistir”.

“Lado podrido de la justicia”

Lula dedicó criticó el proceso judicial conocido como el ‘Lava Jato’ y sectores del poder judicial. El petista habló de “travesuras” y “chismes” de lo que llamó el “lado podrido” de la Fiscalía Federal, la Policía Federal y la Justicia. Sectores que, según él, trabajaron para criminalizar a la izquierda, al PT y al propio Lula.