La resistencia en Chorrillos ante la arremetida chilena

A 150 años de la invasión a sangre y fuego para entrar al popular balneario.
12 Enero, 2022
https://i0.wp.com/exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2022/01/Chorrillos-Chilenos-Exitosa.jpg

En la madrugada del 13 de enero de 1881, las tropas chilenas tenían la orden de entrar a sangre y fuego sobre el balneario de Chorrillos, y lo que consideraban la entrada a Lima. Los invasores pensaban que al ser de madrugada, sería una sorpresa; sin embargo, no fue así, ya que las fuerzas peruanas sabían que los chilenos arremeterían contra ellos de un momento a otro.

También puedes leer: Umberto Eco y el legado que deja con sus intensas obras

El historiador PUC, Eduardo Arriagada Aljaro, refiere que el general en Jefe chileno, Manuel Baquedano, dispuso que la división comandada por Patricio Lynch atacara las tropas peruanas mandadas por el coronel Manuel Iglesias (que constituía la derecha peruana, apoyada en su flanco derecho en el Morro Solar y que defendía el abra de Santa Teresa), mientras que la división bajo el mando del general Rafael Sotomayor debía atacar la división del coronel Cáceres (que constituía el centro peruano y que defendía el abra de San Juan y sus alturas inmediatas).

Finalmente, la división del coronel Pedro Lagos debía impedir que la división del coronel Dávila (que constituía la izquierda peruana) y las reservas que se hallaban estacionadas en la línea de Miraflores auxiliaran a los defensores.

Esa infausta madrugada, las tropas de Patricio Lynch se fueron acercando a las líneas peruanas, mientras que la división de Sotomayor se atrasó en su partida; la división de Lagos, que estaba subordinada a la anterior, se le adelantó y se ubicó en el terreno situado al norte del abra de San Juan.

También puedes leer: Esa gesta puneña que en 1923 fundó la república aymara

No tardó mucho tiempo para que esta sorpresa se frustrara y comenzó el fuego sobre la división de Lynch. En ese momento apareció la primera brigada de la división de Sotomayor, comandada por el coronel José Francisco Gana, la que también comenzó a auxiliar a la división de Lynch.

Estos auxilios fueron muy oportunos, por lo cual la tarea para los cuerpos chilenos se hizo más fácil, y lograron desarmar la línea y dispersar las fuerzas del coronel Iglesias.