La presencia de los incas en los valles de Lima y el Callao

Un oráculo que existía en el centro de la ciudad daría nombre a la capital.
7 Agosto, 2022
https://i0.wp.com/exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2022/08/valles-lima-callao-exitosa.jpg

Las muchas teorías sobre el nombre que dio paso a Lima fue que los lugareños llamaban Rímac al río que bañaba sus tierras. Un último libro publicado por el historiador Omar Pinedo, presenta otra teoría que el nombre nacería por un oráculo que se encontraba en el centro de este poblado y que se le llamaba Lima. Hace una semana se presentó en la Casa Museo José Carlos Mariátegui el libro Incas en Lima. En él se recogen cerca de una treintena de estudios recientes sobre la presencia del Tahuantinsuyo en los 11 valles que conforman el departamento de Lima y la provincia constitucional del Callao.

También te puede interesar: Pasco: Ministerio de Cultura rescata las “momias de Palcán”

Son dos volúmenes que suman 932 páginas, editados y seleccionados por el arqueólogo Omar Pinedo, en los que se trata de entender las estrategias que emplearon los incas para dominar esta zona del territorio peruano. El trato con las diferentes etnias fue distinto y eso se percibe en los restos que se han preservado. Una de las curiosidades que presenta la obra es contradecir la tesis más propalada sobre el origen del nombre de Lima. De acuerdo a lo que se tenía como verdad comprobada, Lima era una deformación de Rímac, nombre del río que irrigaba la capital.

Rímac es un vocablo quechua que se traduce como “hablador”. Sin embargo, se especulaba que en esta zona el idioma más hablado al llegar los españoles era el aymara, en el que el sonido de la R no es tan marcado, lo que derivó en llamar a la ciudad Lima.

Pero el lingüista Rodolfo Cerrón Palomino presenta otra teoría. Sería en realidad el nombre de un oráculo ubicado en el Centro de Lima. De acuerdo a lo que adelanta Pinedo, este habría estado en lo que hoy es la actual Plaza Italia en Barrios Altos. Otro dato interesante son las prospecciones que se han realizado en diversos valles para identificar las edificaciones incas. Así se constatan datos curiosos como, por ejemplo, que en Cañete, dominado por la etnia de los guarcos, hay más edificaciones que en donde habitaban los chancay o los colli.

Más noticias en Exitosa: