La inquisición de Lima y su condena a Mateo Salado

Embaucador francés, de confesión luterana, fue quemado vivo por herejía.
19 Noviembre, 2022
https://i0.wp.com/exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2022/11/Mateo-Salado-Inquisicion-Lima-Exitosa.jpg

Durante la colonia española, en las ruinas de este antiguo centro ceremonial Ichma se instaló a vivir el ermitaño francés Matheus Salade, cuyo nombre fue castellanizado a Mateo Salado. Había llegado al Perú haciéndose pasar como católico, vestía un hábito de tela tosca y gruesa, y vivía cerca de una ermita que construyó en las inmediaciones de la referida huaca.

Era considerado un embaucador que pedía limosnas para su ermita. Al parecer, la verdadera actividad de este ermitaño era la búsqueda de un tesoro, pues había pasado casi 10 años cavando en la huaca, pero no había encontrado nada.

En noviembre de 1571 la recién instalada Santa Inquisición, le abrió proceso, con la acusación de 10 testigos que dijeron que Mateo Salado decía que no se debían adorar las imágenes, ni que debían existir monjas, ni frailes, y estaba en contra de pagar por recibir los sacramentos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Víctor Humareda, a pinceladas le dio voz a los inmigrantes

Además, decía que los sacerdotes comían con “el sudor de los pobres”. El francés no creía en la santísima trinidad y ponía en duda la santidad del papa y sus cardenales. Su caso fue el primer auto de fe realizado por el Tribunal de la Inquisición de Lima a cargo del inquisidor Antonio Gutiérrez de Ulloa y su colega Serván de Cerezuela.

El 28 de noviembre de 1571, Mateo Salade fue capturado y procesado por la inquisición, sufrió tortura y permaneció en la cárcel casi un año y medio. La pena se cumplió en la Plaza Mayor de Lima el 15 de noviembre de 1573, acusado de herejía. Ese día fueron penitenciados seis reos, pero solo fue quemado Mateo Salado.

La huaca, que entonces estaba afuera de la amurallada capital virreinal, posteriormente pasó a ser conocida con el nombre de su infortunado morador. Fue ejecutado a la edad de 47 años.

El monumental santuario donde estuvo cavando guardaba pirámides escalonadas y truncas, y ocupaba un predio cercado de casi 17 hectáreas.  Era un centro administrativo ceremonial de la cultura Ichma que fue la cultura más representativa de Lima.

MÁS NOTICIAS EN EXITOSA