“La ATU puede convocar a licitación para completar flota de los corredores”

Presidente de Luz Ámbar, Luis Quispe Candia, dijo que se deberían incorporar 4,200 unidades. Y opinó que la MML debió prever la paralización.
12 Julio, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/07/usuarios-de-transporte-público.png

Tener un servicio de transporte adecuado pasó a convertirse en una situación de salud pública por la pandemia del Covid-19. Con una paralización venidera, diario Exitosa conversó con el presidente de la ONG Luz Ámbar, Luis Quispe Candia, sobre la difícil situación que atraviesa la capital.

–El 15 de julio es el paro del Metropolitano, ¿por qué llegar a este punto si advirtieron de su situación hace meses?

Hay una responsabilidad compartida, tanto del Ejecutivo como de la Municipalidad de Lima. El Metropolitano exige que se le reconozca porque no ha tenido la rentabilidad suficiente, en parte debido a que no trabajan todos los buses.

Y su contrato señala que, ante cualquier emergencia, el Estado—en este caso el municipio— asumirá los costos.

–¿Cuál debió ser la estrategia?

La emergencia no fue un terremoto u otro fenómeno como se preveía, sino una pandemia que lleva cuatro meses. Lo que debió hacer la municipalidad cuando comenzó todo es negociar con las empresas.

Decir: «Esto no va a durar 15 días o un mes, así sentémonos y reformulemos la tarifa del contrato».

–El Ministerio de Economía le pidió al alcalde que sustente el pedido y esta mañana llevaron los documentos.

Evidentemente el Ejecutivo tiene que asumir los costos porque la Municipalidad de Lima no tiene para pagar el subsidio; aunque eso no quita que debió prever esta situación y negociar antes, pero no lo hizo.

Frente a este problema, no creo que el paro se concrete porque Gobierno tendrá que desembolsar el dinero.

–Pese a la pandemia, las colas continúan en paraderos. ¿Cómo solucionarlo?

El problema es sumamente difícil, por un lado, no hay suficiente oferta [de buses] en el Metropolitano ni en el transporte tradicional. Escuche al defensor del pueblo decir que deberían permitir comprar más unidades.

No es así. Tiene que haber una concesión, y el Estado, que está en camino a una reforma del transporte, no puede admitir ninguna compra.

–¿No hay otra alternativa?

Lo veo complicado, salvo que la ATU convoque a licitación para completar la flota que falta a los corredores complementarios. Los cinco corredores están funcionando con 780 buses, cuando les corresponde 5,000.

Inmediatamente, en un par de meses, la ATU convoca a licitación y que se incorporen 4,200. Eso sí se puede hacer y es legal.

–¿La ATU se dará abasto en el tema de la fiscalización?

La señora María Jara [titular de la ATU] ha referido que solamente hay 150 inspectores. ¡Esa cantidad cómo va a controlar más de 20 mil unidades!

Se debería restituir a la Policía Nacional en la competencia de fiscalizar el transporte, hay 2,500 policías de Tránsito en Lima, y sin mayor costo podrían hacerse cargo.

–Pero tendría que hacerse ya, porque el incumplimiento de las medidas también puede derivar en contagios.

Hay un decreto legislativo en el que le transfieren parcialmente a la Policía la competencia del transporte, pero solo cuando no está presente el inspector. No tiene que ser así, está demostrado que los inspectores son insuficientes y no son los más calificados.

Como Luz Ámbar hemos planteado que un grupo de policías pasen a ser asignados la ATU, puede ser entre 500 y 1,000 hombres.

–Por último, ¿qué otros ajustes se deben hacer?

La ATU tiene que poner mayor celeridad en sus decisiones. Mientras esperaba la transferencia, debió terminar el estudio del plan regulador y el plan maestro, y convocar a licitación para las demás rutas.

Lima necesita entre 14 mil y 15 mil buses de 9 metros. Ahora con el subsidio el transporte es un buen nicho de negocio y las grandes empresas deberían invertir.