Don José de San Martín en Lima y espera decisión por independencia

Crónicas del Bicentenario: Virrey huye buscando refugio en la sierra.
10 Julio, 2021
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2021/07/San-Martin-independencia.jpg

Hace 200 años, un día como hoy, comienza a vivir los últimos días del dominio español en estas tierras. El general argentino don José de San Martín, quien había logrado la independencia de su país y Chile, llega a la capital del Virreinato del Perú en espera de si sus ciudadanos deseaban romper lazos con España.


Días antes San Martín se atrincheró en el camino de Lima a Callao. El virrey José de La Serna ante la mayor cantidad de fuerzas que contaba la fuerza libertaria, decidió abandonar el 6 de julio Lima y huir a la sierra.

También puedes leer: La emblemática danza Los Negritos de Huánuco ya es Patrimonio Cultural de la Nación


San Martín no quiso entrar en la ciudad hasta que se lo pidiese la población de la capital. Después que una delegación patriota llegó al campamento del libertador a pedirle que pusiese la capital bajo su protección, el 9 de julio entraron las primeras tropas patriotas en Lima; el 10 por la noche entró San Martín hizo lo mismo, eludiendo toda demostración de la población.

Los que no huyeron a la sierra con las tropas del virrey, se refugiaron en la fortaleza Real Felipe del Callao al mando del destacamento de José de La Mar. La Serna había nombrado antes de partir al octogenario marqués de Montemira como gobernador político y militar de la ciudad.

Ante el vacío del poder Montemira escribió una carta a San Martín, invitándolo a entrar en la ciudad para que impusiera orden. San Martín mantuvo correspondencia con algunos representantes de la ciudad y prometió garantizar lo que se le pedía a cambio de que se formara un cabildo abierto para que “vecinos honrados” decidieran si estaban a favor de la independencia.

También puedes leer: Alta costura francesa vuelve a desfilar por las pasarelas

El respetuoso reconocimiento de San Martín de la autoridad del marqués de Montemira significó un paso primordial para ganar la confianza de los limeños. Así el 10 de julio que San Martín ingresa a Lima, esperando que la ciudadanía le solicite oficialmente si deseaban apartarse de España; iniciándose el camino a la Independencia.