Intensas lluvias afectaron más de 180 viviendas en Arequipa

Cuatro inmuebles quedaron inhabitables por el fenómeno. En Hunter, activación de torrentera provocó cierre del terminal terrestre.
27 Febrero, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/02/areq.jpg

Al menos cuatro viviendas colapsadas, 181 afectadas y kilómetros de vías dañadas. Así amaneció ayer Arequipa tras las fuertes lluvias que azotaron la noche del martes la región y provocaron la activación de torrenteras, huaicos e inundaciones en varios distritos. El panorama era desolador.

La localidad de Paucarpata fue la más perjudicada. El deslizamiento de lodo y piedras, al parecer provocado por el desborde de una torrentera, afectó 81 inmuebles y dejó otros dos inhabitables. Según la Subgerencia de Defensa Civil y Gestión de Riesgo de la comuna distrital, se reportaron 10 personas damnificadas y 405 afectadas.

Imágenes difundidas en redes sociales mostraron varios vehículos sepultados y montículos de escombros que bloqueaban el ingreso a las viviendas. Otros vecinos no tuvieron tanta suerte y solo atinaron a huir al ver que el huaico entraba a sus predios. “¡Mi casa está en ruinas!”, gritó un vecino de la zona de Pozo Negro.

El Centro de Operaciones de Emergencia Regional (COER) de Arequipa informó sobre otras 100 viviendas afectadas y dos colapsadas en los distritos de Uchumayo, Sacacha, Quequeña, Cerro Colorado, Alto Selva Alegre y Hunter. Respecto a este último, la activación de una torrentera afectó el Terrapuerto y el Terminal Terrestre de Arequipa.

Varados por varias horas

Hacia las 7:20 p.m. del martes, la torrentera Los Incas superó su caudal e inundó las instalaciones del terminal, desatando el pánico entre los pasajeros y transportistas que se encontraban en el lugar. La situación obligó a que las autoridades dispusieran el cierre del local y decenas de viajeros terminaron varados.

“Nuestras maletas se quedaron en la oficina. Les pedimos que abran para sacarlas, pero todavía no nos responden”, contó una mujer. Varios pasajeros incluso abordaron los buses en las calles aledañas al terminal. Después de más de 12 horas de trabajos de limpieza, el establecimiento fue reabierto al público.