Inmunidad frente a los microbios

La evolución ha permitido que nuestro sistema inmunitario responda de una manera concreta y especializada a las distintas clases de microbios.
16 Mayo, 2022
https://i0.wp.com/exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2022/05/Exitosa-Noticias-Inmunidad-frente-a-los-microbios.jpg

Existen muchos “microbios” en el medio ambiente y los encontramos por todas partes, inclusive en nuestro cuerpo, pero muchas veces no podemos observarlos a simple vista. Aún así, juegan un rol muy importante en la vida del ser humano. Conviviendo en una relación armoniosa, que al romperse producen la enfermedad. También existen microbios que son obligatoriamente dañinos, y que al infectar y colonizar al ser humano producen un daño que puede acarrear a la muerte.

A estos microbios, que finalmente nos producen un daño, los llamaremos “agentes infecciosos” y nos referimos principalmente a bacterias, hongos, virus y parásitos.

Para que se produzca la enfermedad necesariamente debe de darse una secuencia de eventos, que además se encontrará influenciada por los mecanismos de defensa del huésped y los factores de agresión y mecanismos de evasión del agente.

En todo este proceso es muy importante la respuesta inmune, conocida principalmente como “la defensa del huésped contra los microorganismos” que involucra dos grandes mecanismos efectores que se encuentran interrelacionados: la inmunidad innata y la inmunidad adaptativa. La evolución ha permitido que nuestro sistema inmunitario responda de una manera concreta y especializada a las distintas clases de microbios, y de esta manera poder lidiar eficazmente la infección.

Puedes leer: El cambio climático y la salud de los peruanos

En muchas infecciones, el daño no es producido por el mismo microbio, sino más bien, la enfermedad puede deberse a la respuesta del anfitrión. Defectos hereditarios o adquiridos condicionan a la predisposición de las infecciones.

Para el desarrollo de este tema, nos enfocaremos en aquellos microbios compuestos por sólo 1 célula, denominados BACTERIAS, que se encuentran en casi todas las partes de la Tierra y pueden colonizar las células o el espacio fuera de ellas. Si colonizan las células humanas, las llamaremos bacterias intracelulares, y si colonizan fuera de ella, serán denominadas bacterias extracelulares.

El empleo inadecuado de antibióticos ha permitido que las bacterias adquieran mecanismos de resistencia contra estos medicamentos, haciendo cada vez más difícil poder combatirlas. Por otro lado la alteración de la microbiota (conjunto de microbios localizados de manera normal en distintos sitios del cuerpo humano) puede causar enfermedad, y esto último también es debido uso de antibióticos.

Las bacterias extracelulares producen enfermedades agudas, y con presencia de pus, por lo que es necesario una respuesta rápida de la inmunidad del huésped. La inmunidad innata contra las bacterias extracelulares tiene como objetivo atraer y mejorar la función de las células de defensa, de producir inflamación y preparar el camino para iniciar la respuesta adaptativa. La inmunidad adaptativa esta dada principalmente por la producción de anticuerpos, que son proteínas que bloquean la infección, eliminan a los agentes infecciosos y neutraliza sus toxinas. Este tipo de inmunidad es la respuesta protectora más importante contra este tipo de bacterias. No olvidar a las células “directoras de la respuesta” que son los linfocitos T (CD4) cuya activación potencia esta respuesta.

Las bacterias intracelulares son inaccesibles a la acción de los anticuerpos y a las células de defensa y muchas veces no pueden ser eliminarlas estableciéndose enfermedades crónicas y/o latentes.

La respuesta inmune innata contra bacterias intracelulares no es eficiente para destruirlas, proporciona tiempo para el inicio de la respuesta adaptativa y depende de la acción de fagocitos, células asesinas natural killer principalmente. La principal defensa de nuestro cuerpo es la inmunidad celular, que permite la destrucción de la célula infectada; pero la activación persistente de una célula de defensa, denominada macrófago puede causar lesiones en los tejidos y daño en nuestro cuerpo.

Es necesario el conocimiento de todos estos mecanismos para poder entender la respuesta de los individuos frente a las enfermedades producidas por microbios, no olvidar además que la respuesta inmune también depende de las condiciones propias del huésped. Y el uso de los antibióticos por si solos, no son suficientes para controlar las infecciones, necesitan la interacción de la respuesta del sistema inmune para poder eliminar a las bacterias.

Fortalezcamos nuestro sistema inmune, practicando hábitos saludables y ejercicio; que junto a una dieta balanceada y el uso de medidas preventivas: como la vacunación y el lavado de manos, darán las condiciones necesarias para el desarrollo adecuado de nuestra inmunidad.

*Priscilla Karina Altamirano Caceres – Médico Patólogo Clínico.


Más noticias en Exitosa