Huaqueros e invasores siguen destruyendo patrimonio arqueológico de Lambayeque

Arqueólogo, Walter Alva, denuncia que en el lugar han hecho una excavación de 6 metros de profundidad con 5 de diámetro.
2 Agosto, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/08/arqueólogo-Walter-Alva.png

Ni la cuarentena ni el periodo de emergencia, impuesto a nivel nacional para contener el coronavirus, han sido suficientes para preservar el patrimonio arqueológico de Lambayeque, advirtió el arqueólogo Walter Alva, descubridor de las tumbas reales del Señor de Sipán.

“La situación es preocupante”, expresó Alva al remarcar que continúa la destrucción del patrimonio arqueológico y cultural, en Lambayeque y otras regiones del país, por la doble amenaza de los traficantes de terrenos y de los huaqueros.

Los primeros invaden áreas protegidas para después lotizarlas y venderlas, mientras los segundos se organizan en bandas para incursionar en huacas y otros recintos arqueológicos en busca de tesoros, destruyendo vestigios importantísimos y destruyendo el patrimonio cultural.

Alva puso como ejemplo a la huaca del Cerro Corbacho, en el valle de Zaña, que pertenece a la misma época de Chavín, unos 800 años antes de Cristo. En el lugar han hecho una excavación de 6 metros de profundidad con 5 de diámetro, y en Picsi, en la huaca La Shakira, de la cultura Lambayeque, hay una excavación de medidas casi similares.

A los lados de estos forados se han encontrado huesos y pequeños huacos que los traficantes han desechado. El arqueólogo precisó que aunque el
personal policial realiza visitas periódicas a los lugares en investigación, eso no basta para impedir que gente de malvivir cometa estos atropellos.

Puso como ejemplo al sitio El Chorro, invadido por traficantes, y que la Policìa, apoyada por personal de la empresa Pomalca, tuvo que desalojar. Alva señaló que para frenar estos atropellos se necesita invertir en investigación arqueológica y los sitios nombrados, que están en la mira de huaqueros y traficantes, cuentan con planes para ser estudiados.

Manifestó que, además del obvio beneficio de conocer nuestro pasado, también está el de ayudar a los campesinos golpeados  económicamente por el Covid-19.