Huanca: Gobierno debe lograr “voto de confianza” de mujeres indígenas para una reactivación económica real

La lideresa indígena Lourdes Huanca exige al Ejecutivo la creación de una mesa técnica para discutir la reactivación económica con los pueblos indígenas.
22 Julio, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/07/Lideresa-indígena-Lourdes-Huanca.jpg

Tras las recientes declaraciones del entrante primer ministro, Pedro Cateriano, sobre el alistamiento de un nuevo plan de gobierno para reactivar proyectos en minería, energía y transportes, entre otros, las mujeres de los pueblos originarios del Perú plantean una agenda mínima de trabajo para atender las necesidades de los pueblos indígenas frente a las consecuencias que ha dejado la pandemia del COVID-19, y en el marco de la reactivación económica, en especial, de las mujeres indígenas.

“Cateriano ha afirmado que la reactivación se realizará respetando el marco jurídico existente, pero también este debe ser fortalecido por su Gabinete, con propuestas que prioricen las necesidades locales, el desarrollo rural, la no violencia y el apoyo productivo a las mujeres indígenas y que no se de paso a proyectos que amenacen derechos”, enfatiza la lideresa indígena Lourdes Huanca, presidenta de FENMUCARINAP.

Al respecto, FENMUCARINAP plantea la creación de una Mesa Técnica para discutir la reactivación económica con los pueblos indígenas, el impulso a mecanismos de protección de defensoras y defensores ambientales, como la ratificación del Acuerdo de Escazú, la apertura del diálogo con las organizaciones indígenas u originarias sobre planes de desarrollo entendidos como Buen Vivir, y la forma de realizar la consulta previa en tiempo de emergencia sin afectar este derecho y sin recurrir a las consultas previas virtuales.

Por otro lado, pide que el sector cultura sea fortalecido, dado que este martes 21 de julio se aprobó la Política de Cultura del Perú sin que incluya lineamientos que garanticen los derechos de los pueblos indígenas, en especial de los pueblos indígenas en aislamiento y contacto inicial, así como el ejercicio del derecho a la consulta previa.

Una reactivación real, justa y sostenible

FENMUCARINAP lamenta que no se haya aprendido nada de la actual pandemia, planteándose que “reactivar” es regresar a una economía que ha creado brechas históricas de mayorías marginadas en bienestar, salud, educación, información y trabajo con plenos derechos, siendo las mujeres las más vulnerables, sufriendo además imposición y violencia, violaciones y feminicidio.

“El Primer Ministro está buscando estos días el voto de confianza de las bancadas del Congreso, pero olvida que sin el voto de los pueblos indígenas y las mujeres, sin legitimidad social, no hay democracia real. La reactivación económica que necesitamos para el Bicentenario, para ser real, justa y sostenible, es la de nuestros hogares, con el florecimiento de nuestra agricultura y ganadería familiar y comunera, y los pequeños y medianos emprendimientos, que son los que permiten la sobrevivencia del pueblo peruano”, señala Huanca.

“Nuestro voto de confianza como pueblos indígenas y mujeres indígenas se gana a punta de respeto a nuestros derechos”, añade, y denuncia que actualmente existen varios proyectos de inversión en el Perú que han sido rechazados porque van a tener graves impactos en el entorno natural, agricultura y otras actividades económicas y en la salud y seguridad de comunidades amazónicas y andinas ubicadas en sus zonas de influencia.

“Parece que se quiere aprovechar la ausencia de garantías constitucionales y distanciamiento social por la emergencia sanitaria para imponer explotaciones mineras y petroleras contra la voluntad de los pueblos”, manifiesta con preocupación.

Es preciso recordar que los pueblos indígenas vienen siendo muy golpeados por el COVID-19, porque la enfermedad ha llegado a sus territorios sin que el Estado haya podido solucionar las enormes brechas en la atención de salud, además de no poder realizar actividades económicas ni haber recibido un eficiente y eficaz apoyo económico.

Desarrollo rural y productivo

Asimismo, se solicita al Gobierno Nacional y Ministerio de Agricultura, que priorice el desarrollo rural, asignando presupuesto a la promoción de la actividad agropecuaria familiar y comunal, declarando a nuestro país “Libre de Cultivos Transgénicos” e impulsando el aprovechamiento sostenible de los bosques, priorizando la defensa de nuestra megabiodiversidad.

Además, se pide la creación de un Fondo de Apoyo Productivo Especial a la Mujer Rural, que brinde préstamos de bajo interés y con un año de gracia, como capital de trabajo, individual o grupal, a mujeres de áreas rurales. De igual modo, exigimos igualdad y respeto de los derechos laborales de las y los trabajadoras(es), estables y temporeras(os) de las empresas agroindustriales.

Educación y no violencia

El internet debe ser considerado un derecho universal, en especial para la educación de las niñas, niños y jóvenes, la unión de las familias y la participación ciudadana, rompiendo la marginación de quienes tienen limitaciones económicas, tal como está demostrando la pandemia. Se necesita un internet universal gratuito.

Finalmente, se exige al Estado una fuerte campaña para evitar y sancionar ejemplarmente las distintas formas de violencia contra la mujer indígena u originaria, en especial la violencia física, el feminicidio y las violaciones, particularmente las que se cometen contra las niñas y adolescentes, a quienes no se debe obligar a asumir la maternidad; debe hacerse más eficaz la atención de denuncias.

Para promover esta agenda de trabajo, la organización indígena FENMUCARINAP estará impulsando un plantón a nivel nacional este viernes 24 de julio a las 10 a.m., que en Lima se realizará frente al Ministerio de Salud, así como un banderolazo frente al Hospital del Niño.