Hospital Almenara aplica terapias especiales en incubadoras para evitar discapacidad en bebés prematuros

EsSalud Almenara implementó una terapia especial que se aplica dentro de las primeras 48 horas de producido el parto y en la misma incubadora donde está el recién nacido.
10 Diciembre, 2019
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2019/12/bebé-incubadora.jpg

Los bebés prematuros son frágiles y en muchos casos no llegan a desarrollarse, lo que complica su estado de salud e incluso pueden padecer, a futuro, de alguna discapacidad. Para evitar esta y otras complicaciones, EsSalud Almenara implementó una terapia especial que se aplica dentro de las primeras 48 horas de producido el parto y en la misma incubadora donde está el recién nacido.

El doctor Hugo Becerra Livia, jefe del Servicio de Patología del Desarrollo del Hospital Nacional Guillermo Almenara Irigoyen de EsSalud, explicó que el prematuro es un niño que nace antes de las 34 semanas de gestación y con poco tono muscular. Esta condición, refiere, ocasiona que tarde en mantenerse sentado y no tenga una mirada vertical con el entorno.

También, genera ciertas complicaciones que se manifiestan a través de alteraciones motoras, cognitivas y conductuales. Además, afecta el sistema respiratorio del menor, que se convierte vulnerable a problemas como la neumonía.

Sostuvo que un bebé prematuro, por su condición biológica, presenta un alto riesgo en su desarrollo psicomotor, debido a que avanzan en edad cronológica, pero sus actividades neurológicas y de desarrollo se van retrasando.

El especialista resaltó que las terapias que aplica el hospital Almenara a los bebés prematuros nacidos a las 48 horas contribuyen a reducir las afecciones respiratorias y motoras, que son las más frecuentes en los recién nacidos prematuros.

Detalló que el médico rehabilitador hace una valoración global del bebé, tanto en sus aspectos neuromotor, digestivo, respiratorio, a fin de coordinar con el equipo de fisioterapeutas físicos las terapias para tonificar su estructura muscular.

A su vez, los terapeutas ocupacionales aplican técnicas que estimulan los sentidos, mientras que otro grupo de terapistas de lenguaje hace lo propio para fortalecer el hábito de succión y deglución, es decir mejorar su motricidad oral.

La terapia empieza desde que el bebé está hospitalizado, en la incubadora. Primero, se le va cambiando de postura y luego se procede con la estimulación temprana, lo que ha dado buenos resultados”, resaltó.

Advirtió que, si no hay estimulación temprana, el bebé prematuro puede presentar problemas en su desarrollo psicomotor y tener discapacidad a futuro.