Hiroshima: La primera ciudad arrasada por una bomba atómica

El hecho ocurrió hace 75 años y dejó más de 150 mil muertos, además causó secuelas de por vida en otros miles de japoneses traumatizados y contaminados.
7 Agosto, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/08/hiroshima-bomba-atómica.png

Desde hace 75 años, el mundo cambió para siempre, con el primer bombardeo atómico de la historia, contra la ciudad japonesa de Hiroshima, que fue devastada en pocos segundos, dejó más de 150 mil muertos y secuelas de por vida en otros miles de japoneses traumatizados y contaminados.

La destrucción masiva, nunca antes vista, no fue suficiente para calmar su exhibición de poder y Estados Unidos, tres días después, volvió a lanzar otra bomba atómica contra Nagasaki, dejando otra estela de horror y muerte que asombró al mundo.

Japón entonces solicitó su rendición incondicional, lo que supuso el definitivo fin de la Segunda Guerra Mundial, que ya habìa terminado en los primeros días de mayo en Europa.

La doble explosión atómica convirtió a Estados Unidos en la primera potencia atómica del mundo. La primera bomba atómica fue lanzada contra Hiroshima, en el oeste de Japón, tenía un poder de 13 a 16 kilotones, y estalló a unos 600 metros del suelo.

Los tripulantes del bombardero estadounidense llamado Enola Gay nunca expresaron remordimiento ni pidieron perdón por este ataque. La explosión desató una fuerza equivalente a 15 000 toneladas de TNT.

Decenas de miles de personas murieron en el acto, mientras otros miles fallecieron por las heridas o enfermedades semanas, meses o años después. Cuando la bomba cayó en Hiroshima, lo primero que vio la gente fue una “intensa bola de fuego”, según el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

Se calcula que la temperatura en el epicentro de la explosión alcanzó los 7 000 ºC, que causó quemaduras fatales en un radio de unos tres kilómetros. Los expertos del CICR afirman que se registraron casos de ceguera por la intensa luz que despidió la explosión.

Una tormenta de fuego consumió todo el oxígeno disponible y causó muchas muertes por asfixia. Unos 136 700 supervivientes de Hiroshima y Nagasaki, conocidos como “hibakusha”, todavía viven, pero tienen en promedio más de 83 años.

Con la ayuda de otros activistas, han creado archivos de memoria, en forma de testimonios, poemas o dibujos.