Haya de la Torre y el adiós al líder de una generación

Marcó, junto con Mariátegui, una estirpe de jóvenes políticos del siglo XX.
2 Agosto, 2022
https://i0.wp.com/exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2022/08/Haya-de-la-torre-lider-generacion-exitosa.jpg

Víctor Raúl Haya de la Torre, era un orador brillante que aglutinaba masas y que marcó, junto con José Carlos Mariátegui, el gran debate de cómo debería ser el Perú, agobiado en los primeros años del siglo XX de las luchas sindicales en busca de mejores condiciones de vida. Hace 43 años, un 2 de agosto de 1979 moría el llamado “compañero jefe”.

También te puede interesar: A los 75 años de que se instauró el Mar de Grau

Considerado uno de los líderes históricos de Latinoamérica, tenía 84 años de edad cuando murió. Destacado ideólogo y político con grandes altibajos en su trayectoria y forjador del intento de hacer convivir los derechos de los indios con los intereses de la clase dominante criolla. Fundó el Apra en el exilio y fue el eje de la vida política peruana por casi cincuenta años.

Gravemente enfermo de cáncer en sus últimos meses de vida, firmó un mes antes, en su calidad de presidente de la Asamblea Constituyente, el texto constitucional que fue desplazado luego en 1993 por Alberto Fujimori.

Nació en Trujillo en 1895. Político revolucionario en su primera etapa, orador brillante y demagógico, se autoproclamaba un indigenista y antiimperialista.

El día de su muerte, cuenta el periodista Ramiro Escobar de Caretas que reseña que el día anterior, en algún momento, Haya de la Torre, convaleciente en Villa Mercedes, apretó tres veces la mano de Jorge Idiáquez, su secretario personal, pero no pudo decir nada, y sólo se esperaba el último desenlace.

“El jueves 2 de agosto de 1979 por la noche, los médicos Santiago Carranza y Luis Pinillos Ganoza, así como algunos dirigentes del APRA, miraban con desesperanza el aparato que medía los signos vitales del ‘Compañero Jefe’. Finalmente, a las 10 y 47, Haya lanzó su último hálito de lucha.

Armando Villanueva, dolido pero con fuerza, salió a la puerta de la casa e informó a los periodistas: “¡Ha muerto Haya de la Torre! ¡Viva Haya de la Torre!” Se le despidió con los máximos honores, y en el velatorio asistieron todos los políticos de todas las tiendas políticas.

Lo más visto en Exitosa