Hace 495 años la Inquisición quemó al primer “hereje” en la ciudad de Lima

Matheus Saladé fue un luterano francés que fue arrojado a la hoguera por blasfemo y por decir palabras impías.
19 Noviembre, 2021
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2021/11/inquisicion-Lima-Exitosa.jpg

Una de las principales preocupaciones de la corona española allá por el siglo XVI fue mantener en sus colonias los principios religiosos de su fe católica. Es por eso que instituyó la Inquisición donde supuestamente se mantendría vigente la escala de valores aceptados por la población como el respeto a Dios, a la Iglesia, a la Virgen María, al sacramento del matrimonio, al estado sacerdotal y el consiguiente voto de castidad.


Pero dentro de sus principios era controlar las herejías, estableciendo medidas para evitar la propagación de las sectas protestantes y la infiltración de los falsos conversos en Indias, en especial del luteralismo que se oponía firmemente al dominio religioso de Roma.

También puedes leer: Sagan, Trotsky, y la manipulación de la historia y de la humanidad


Por aquellos años llegó a estas tierras un luterano francés, a quien la Inquisición arrojó en la hoguera durante el primer auto de fe celebrado en la ciudad de Lima, el 15 de noviembre de 1573. Ese personaje se llamaba Matheus Saladé (1526-1573) de quien se decía había emigrado a España y que su luteranismo se debía al contacto que tuvo con algunos de estos seguidores en Sevilla. Al conocer lo que se hablaba de América, llegó aquí en busca de nuevos horizontes.

Mateo Salado (como fue conocido aquí), llegó al Perú hacia 1561 y estableció su vivienda en la vecindad de unas huacas que entonces se encontraban alejadas del núcleo urbano. Dicho conjunto monumental conforma ahora el llamado complejo arqueológico Mateo Salado.

También puedes leer: Rechazan el tráfico y subasta de bienes culturales prehispánicos

Durante varios años vivió como un ermitaño, y la gente le tenía por loco. Fue detenido en mayo de 1570. Se le acusó de blasfemo y de decir palabras impías. Luego de un proceso, donde sufrió tortura e interrogatorios fue quemado en la hoguera, convirtiéndose en el primero en sufrir esta condena en el virreinato peruano.

Fue quemado en la hoguera durante primer auto de fe celebrado en la ciudad de Lima, el 15 de noviembre de 1573.