Georgette, la parisina que acompañó a Vallejo y promovió su obra

La viuda del poeta peruano preservó el legado de su esposo hasta morir, hace 37 años.
5 Diciembre, 2021
https://i0.wp.com/exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2021/12/Vallejo-y-Georgette-Exitosa.jpg

Hasta ahora resuenan los versos que hace un año el expresidente Francisco Sagasti pronunció en el Congreso de la República, “Considerando en frío, imparcialmente”, en su mensaje a la Nación. Ese poema era pertenecen al libro Poemas Humanos, del vate peruano César Vallejo quien murió en París allá en 1938.


Su obra no hubiera sido rescatada del olvido sino no fuera por el empuje y la abnegada labor de su esposa Georgette Marie Philippart Travers o simplemente Georgette Vallejo.

También puedes leer: El Yavarí, un barco que renació en las aguas del lago Titicaca


Ella tenía 18 años cuando conoció a Vallejo ya que era su vecino en París. En la web Rincón de la historia cuenta lo que su esposa hablaba del vate peruano: “Nunca comprendí completamente a Vallejo, en vida. Ahora sí, ahora que llevo viviendo veinticuatro años en el Perú empiezo a comprender, y quizá aunque viviera cien años no terminaría mi aprendizaje. Los serranos son gente que parece tonta y humilde y son de una inteligencia temible; los serranos son así. Con su mirada de corto de vista y de repente tienen relámpagos geniales”.

Georgette recuerda que se trataron tres meses y un día desapareció. Mi madre cae enferma, se muere y ese día regresa Vallejo a la calle Molière. Ahí entablan una relación que termina en el altar. En 1934 contrajo matrimonio con César y vivieron juntos hasta la muerte del poeta en 1939.

Desde la muerte de Vallejo dedicó su vida a promover la obra de su esposo y defender su reputación. En 1951 llegó al Perú donde vivió el resto de su vida.

También puedes leer: Vida y obra periodística de José Carlos Mariátegui en exposición cultural

Publicó Poemas Humanos y España, aparta de mí este cáliz en 1939. Posteriormente, cuando vino a Lima, prosiguió con esa labor editora de la obra de Vallejo, y lo realizó hasta 1979. Ha publicado toda su obra completa, empezando por sus novelas, cuentos, ensayos, teatros.

Un accidente la dejó hemipléjica en 1978 y murió un 4 de diciembre de 1984 recordando siempre el amor de Vallejo.