“Fuerza Popular teme que si cae uno, caen los otros”

Fujimoristas blindan de manera increíble a Héctor Becerril, señala legislador Wilbert Rozas (FA). Si se hunde se puede desbaratar el castillo de naipes de su bancada.
17 Junio, 2019
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2019/06/Héctor-Becerril.jpg

El congresista del Frente Amplio, Wilbert Rozas, afir­mó que Fuerza Popular blin­da de una manera increíble al fujimorista Héctor Bece­rril, porque temen la caída del castillo de naipes que tiene en el Congreso. “Fuer­za Popular tiene miedo de que si cae uno, caen los otros también”, indicó.

Rozas dijo que el parti­do fujimorista le brinda todo su apoyo dentro de las comisiones del Congre­so, que se encargan de las investigaciones contra los congresistas, por hechos irregulares como el grupo de trabajo de Ética y la Sub­comisión de Acusaciones Constitucionales.

“Yo creo que el congresista Héctor Becerril tiene todo el apoyo de Fuerza Popular y cuando pasa por los órga­nos de Ética o Acusaciones Constitucionales, siempre lo libran, entonces, como él siempre lo ha dicho, si él no tuviera la inmunidad ya estaría en la cárcel, creo que no está libre de esa aprecia­ción”, precisó.

Rozas recuerda que de­nunció a Becerril ante Ética y no pasó nada. Comentó al respecto que presentó una denuncia contra Bece­rril por algo muy parecido a lo que se le acusa, pero el informe fue archivado por los votos de los fujimoris­tas y la bancada aprista.

“Yo fui uno de los que de­nuncié al congresista por esta situación de influen­cias para la elección del Consejo Nacional de la Ma­gistratura y, al final, aparecí como denunciado”, indicó.

Al respecto, comentó que las denuncias que aparecie­ron en contra del fujimoris­ta no son cosas simples sino se trata de un tráfico de in­fluencias sumamente grave.

“Las cosas de las que se le acusa no son de cualquier manejo, le están acusando de pedir dinero a las mu­nicipalidades, de trabajar con influencias”, acotó.

Cabe indicar que la Fisca­lía contra el Crimen Organi­zado de Chiclayo, abrió una investigación ante el Minis­terio Público, por crimen organizado en el caso de los ‘Wachiturros de Tumán’, donde también estaría in­volucrado el expresidente de la Federación Peruana de Fútbol, Edwin Oviedo.

Por ese motivo, ordenó diversas diligencias para el desarrollo de la investiga­ción, entre las que figura el levantamiento del secreto de las comunicaciones de Héctor Becerril, además del levantamiento del se­creto tributario, bancario y bursátil.

Argucias legales

El fiscal Juan Carrasco señala que Héctor Becerril participó en la organización criminal ‹Los Wachiturros de Tumán’ antes de ser congresista al operar como jefe de seguridad. Cabe recordar que Carrasco intentó incluir al congresista en la indagación preliminar pero no pudo porque la defensa de Becerril planteó una cuestión pre­via asegurando que el representante del Ministerio Pú­blico no tenía la competencia debida. El caso se derivó al entonces fiscal de la Nación, Pedro Chávarry, para se­guir con el proceso, pero no prosperó su pedido. Recién ahora se puede seguir con el proceso, pero se requerirá el levantamiento de su inmunidad.

Fiscalía lo vincula con hechos delictivos

La forma cómo se ha logrado proteger a Héctor Becerril, según manifiesta el congresista Wilbert Rozas, ha permitido que los casos en que se le investiga no lleguen a buen puerto. La denuncia del fiscal Germán Montero Ugaz, en cambio, ha logrado avanzar y se ha abierto investigación preliminar por el caso ‘Los Wachiturros de Tumán’ los próximos ocho meses.

Montero Ugaz, en sus fundamentos fácticos, argumenta que Héctor Becerril cuando laboró como jefe de Seguridad Industrial y Control Patrimonial en la empresa Pomalca, habría influenciado en algunos actos delictivos.

La tesis fiscal da cuenta que la red criminal estaba conformada por agentes de seguridad de la empresa Tumán, donde se encontraba además el exdirigente deportivo Edwin Oviedo, donde ejerció la presidencia del directorio de la azucarera Pomalca, además de Antonio Becerril Rodríguez, hermano del parlamentario, quien laboraba como gerente general.

El documento fiscal da cuenta que entre los hechos que presuntamente influenció el congresista Héctor Becerril, están que las viviendas de los dirigentes de la empresa Tumán, entre el 2010 al 2014, sufrieron atentados u hechos de violencia por integrantes de ‘Los Wachiturros’ por oponerse a la administración judicial de Oviedo.

La Fiscalía da cuenta que entre las pruebas están las declaraciones de los colaboradores eficaces 12-2015 y 03-2017, así como de los dirigentes sindicales de Tumán, Pablo Niño Santisteban, Marcelino Llontop Suyón, Leoncio Egúsquiza Sánchez, Marleny Toro Lazo, Juan Torres More y trabajadores de la misma empresa, opositores a Oviedo.

Hasta el momento la Fiscalía ha solicitado una serie de indagaciones contra el congresista, donde se encuentra levantar el secreto de las comunicaciones, así como el secreto tributario, bancario y bursátil.