Francia: La Gioconda volverá a sonreír a turistas tras crisis sanitaria

Museo Parisino de Louvre abrirá sus puertas al público a partir del 6 de julio. Los mayores de 11 años deberán llevar mascarilla si quieren adentrarse en sus salas
27 Junio, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/06/La-Gioconda.png

El desconfinamiento y la apertura de los numerosos centros turísticos en la Ciudad Luz, busca atraer el turismo. Uno de ellos El Louvre, el museo más visitado del mundo propondrá, a partir del 6 de julio, un nuevo itinerario en sentido único y reducido al 70% de sus espacios expositivos.

Ahí los visitantes podrán volver a ‘La Gioconda’ sonreír, como otras pinturas y esculturas. Han sido casi cuatro meses de cierre provocado por la crisis sanitaria.

El Luvre está convertido en un museo ligeramente distinto al habitual. Los visitantes deberán reservar obligatoriamente sus entradas con antelación y los mayores de 11 años deberán llevar mascarilla si quieren adentrarse en sus salas.

La visita se hará, además, en sentido único, y será imposible dar marcha atrás, salvo si el número de visitantes es muy reducido. De momento, el Louvre volverá a abrir solo el 70% de sus espacios expositivos, unos 45,000 metros cuadrados en los que se encuentran más de 30,000 obras.

La Gioconda o La Mona Lisa, es una obra pictórica del polímata renacentista italiano Leonardo da Vinci. Además de esta joya de arte está la Venus de Milo y la Victoria de Samotracia.

Solo la segunda planta del Louvre, donde se halla la pintura francesa hasta el siglo XIX y la de las escuelas del norte, quedará cerrada a los visitantes, igual que la colección de arte de África, Asia, América y Oceanía, y una parte del departamento de artes del Islam.

Sin duda, para todos los gustos. El Louvre, que ha perdido 40 millones de euros durante el confinamiento, mueve ficha para frenar el descalabro. Lo hace a través de movimientos parecidos a los del resto de grandes museos europeos, como subrayar el valor de su colección permanente, gestionar mejor los flujos en un espacio de circulación compleja y, sobre todo, conectar con un público de proximidad que, espantado por las aglomeraciones, lleva años sin acudir al museo más visitado del mundo.