Exministro Zamora: “No queda otra que suspender la Liga 1”

Zamora cuestionó la actitud de los hinchas de la ‘U’ por violar las reglas de convivencia, y señaló que debido a la cantidad de infectados en algunos equipos obliga.
7 Agosto, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/08/zamora-liga-1-fútbol.jpg

El exministro de Salud, Víctor Zamora Mesía, se pronunció este viernes sobre el accidentado reinició del torneo del fútbol en nuestro país, y debido a algunos factores que se han presentado recientemente, indicó que lo ideal sería que el campeonato se suspenda.

“Una vez más, las mejores intenciones chocan con la realidad pura y dura. Los siento, Federación Peruana de Fútbol, pero luego del número de infectados en Binacional y las peligrosas violaciones a las reglas de convivencia por parte de la “U”, creo que no queda otra que suspender la Liga 1”, mencionó el exministro de salud en su cuenta de Twitter.

Luego, Zamora Mesía recordó una frase del técnico de la selección peruana, Ricardo Gareca, quien dijo que había que confiar en la gente, en los hinchas, sin embargo la “realidad nos había explotado en la cara”.

Hinchas de Universitario generaron disturbios y aglomeraciones afuera del Estadio Nacional

Un centenar de hinchas de Universitario de Deportes realizaron una celebración por el aniversario número 96 del equipo ‘crema’ y, además, por el retorno de la Liga 1. Sin embargo, estas aglomeraciones generaron la violación del distanciamiento social, la cual se debe cumplir durante la pandemia de la COVID-19.

Los aficionados, quienes portaban mascarillas, llegaron hasta el lugar portando banderolas del equipo dirigido por Ángel Comizzo y festejaron desde tempranas horas de la tarde con cánticos, invadiendo pistas, veredas y jardines. También emplearon fuegos artificiales y quemaron bombardas.

Las celebraciones generaron el rechazo de varios usuarios en las redes sociales, quienes denunciaron los hechos que vienen ocurriendo en la urbanización Santa Beatriz. Hasta el lugar han llegado algunos efectivos policiales, quienes debieron dispersar a los barristas para evitar más aglomeraciones.