Exministro Hernani pide que Fiscalía investigue nuevo escándalo en PNP

Extitular del Interior dijo que director de Policía y Gastón Rodríguez deben sancionar a responsables de vender comida de caballos del ‘Potao’ a particulares.
30 Junio, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/06/hernani.png

El exministro del Interior, Remigio Hernani, pidió “extirpar los tumores de la corrupción” y la inmediata intervención de la Fiscalía luego que una investigación periodística revelara que la comida destinada para los caballos de la Policía Nacional, ubicada en la sede de ‘El Potao’ en el Rímac, era vendida a terceros.

“Es algo muy vergonzoso, no puede ser posible que estén lucrando con los dineros de los forrajes para los caballos, imagino que esa gente será separada, que ingresará la Fiscalía para ver a los responsables”, expresó a Diario Exitosa.

“Es una vergüenza. Tienen que caer los más grandes, no solo los suboficiales sino los jefes, los oficiales. Estamos en un país donde la corrupción está generalizada y la PNP no es la excepción. Hay manzanas podridas, tumores que deben ser extirpados de la Policía”, agregó.

Ante el nuevo escándalo policial, luego de revelarse en abril compras irregulares de mascarillas y alcohol en gel para dicha institución, Hernani solicitó que el actual director de la Policía, Héctor Loayza, y al titular del Interior, Gastón Rodríguez, deben sancionar ejemplarmente a los responsables de la venta de la comida de los caballos a particulares.

“He escuchado decir al general de la Policía y al Ministro del Interior que pondrán mano dura y espero que pongan orden y sancionen a los responsables porque merecen la mayor sanción posible”, señaló Hernani.

Según una investigación del dominical Panorama, al interior de la PNP existiría una mafia que se dedicaba a revender alimentos de caballos que previamente había sido licitado por la Unidad Histórica de la Policía Montada ‘El Potao’, ubicada en el Rímac.

En un vídeo difundido por el citado espacio, se detectó como un camión de heno y omolene, reconocidos alimentos para dichos animales, partía diariamente desde la base en el distrito rimense hasta una tienda en la urbanización industrial Santa Rosa, en Ate Vitarte, donde era vendido al por mayor.