Exministra Rosario Sasieta pide destitución de Álvaro Paz de la Barra como presidente de la AMPE

"Yo llamo a los alcaldes del territorio nacional a sacar a esta persona", indicó exministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables.
26 Marzo, 2021
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2021/03/rosario-sasieta-alvaro-paz-de-la-barra-ampe.png

Rosario Sasieta, abogada y exministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, hizo un llamado -en Exitosa- a los alcaldes para que destituyan al alcalde de La Molina, Álvaro Paz de la Barra, de su cargo de presidente de la Asociación de Municipalidades del Perú (AMPE) luego de que el burgomaestre llamara drogadicta, alcohólica y ludópata a su aún esposa, Sofía Franco.


También te puede interesar: Madre de Álvaro Paz de la Barra: “Sofía Franco tiene una enfermedad mental y por ello, agredió a mi hijo”

“Én esta relación, hay lo que se llama la asimetría de poder. Uno tiene mucho más que poder el otro. [Álvaro Paz de la Barra] no solamente es alcalde de un distrito; también es presidente de la AMPE. Yo llamo a los alcaldes del territorio nacional a sacar a esta persona”, dijo en nuestro medio.


En diálogo con Nicolás Lúcar en Hablemos Claro, cuestionó que el respaldo del burgomaestre hacia Sofía Franco consista en calificarla con adjetivos de grueso calibre, que solo conllevaría a que ella pierda la tendencia de su menor hijo. “Al parecer ese es el objetivo de Paz de la Barra”, precisó.

“Tú ves que hay cuatro cámaras de celulares que van filmando la agresión. Esto es más armani, como dicen los chicos, recontra armado para que él pueda tener un medio probatorio [para justificar la demanda de tenencia]. Ese es su objetivo; dejarla sin nada, botarla, ratificar y acreditar que no vale nada y dejarla sin su hijo”, enfatizó.

 Gradualmente

De acuerdo a Sasieta, frases como ‘tú no sabes nada, mejor cállate’, ‘tú hasta las 12 del día nomás piensas’, ‘que feo te ha salido la comida’, entre otras, se presentan como un comportamiento inofensivo. Sin embargo, poco a poco denigran a la víctima, quien llega a creer que no vale nada.

A partir de allí, el agresor -según detalló- la mantiene subyugada; y la conducta empieza a tornarse más violenta entre ambos. “La violencia familia es gradual. Y arranca de hace mucho tiempo. Estoy absolutamente convencida que este asunto en este caso específico, como en muchos otros, arranca como algo muy sutil, broma o un desprestigio”, aseveró.

Lo más visto en Exitosa