Exempleados demandan a rapero Kanye West por 30 millones de dólares

Sigue mala racha del cantante quien pronto se divorciará de Kim Kardashian. Cerca de 800 exempleados lo acusan de maltratos y pagar salarios incompletos.
4 Febrero, 2021
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2021/02/Exempleados-demandan-a-rapero-Kanye-West-por-30-millones-de-dólares.jpg

Kanye West pasa por uno de los momentos más difíciles de su vida. El rapero no solo fracasó estrepitosamente en su carrera hacia la Casa Blanca, también está en proceso de divorciarse de Kim Kardashian. A ello ahora hay que agregarle dos demandas colectivas por parte de sus exempleados, quienes le reclaman USD 30 millones en concepto de sueldos impagos.



West, de 43 años, fue denunciado por los trabajadores que contrató para los servicios religiosos dominicales que estuvo ofreciendo en 2019 por todo Estados Unidos. Aseguran que no les ha pagado la totalidad de sus salarios ni se ha hecho cargo de las horas extras, según informó el diario The Sun, que ha tenido acceso a los documentos.

También puedes leer: Danna Paola no quiere revivir el maltrato de Eleazar Gómez


El Tribunal Superior del Condado de Los Ángeles ha recibido dos demandas colectivas el 29 de enero. La primera fue presentada por 500 artistas y la segunda por 300 empleados del personal técnico. Sin embargo, fuentes relacionadas con las causas aseguraron que ellas son solo “la punta del iceberg”; los abogados calculan que la cantidad de personas que se presentarán como damnificadas llegará a 1.000.

Según las denuncias, Kanye West violó las leyes laborales en un evento particular del servicio dominical en noviembre de 2019 cuando debutó con su ‘ópera’ en el Hollywood Bowl en Los Ángeles, California, titulada ‘Nebuchadnezzar’.

También puedes leer: Brigitte Bardot dice que Covid corrige problema de superpoblación

Michael Pearson, uno de los artistas que representa al grupo en la primera demanda, dijo que fueron obligados a trabajar durante dos días sin comidas ni descansos, y que algunos trabajadores se sentaron en el piso durante jornadas de diez horas porque no había suficientes sillas.