Exasistenta denuncia a De Niro de tratarla como “esposa de oficina”

Actor podría verse obligado a pagar USD 12 millones por obligarla a rascarle la espalda, abotonarle la camisa. Él la acusa de malversar USD 6 millones de su empresa.
4 Octubre, 2019
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2019/10/fotoweb-12-1280x720.png

El famoso Robert de Niro vive un drama en la vida real, más exactamente, en una corte federal: El actor fue demandado por una exasistenta que lo acusa de discriminación por género y acoso, de hacer comentarios de tipo sexual y de tratarla como su “esposa de oficina”.

La historia es que De Niro la acusa de malversar fondos. Y Robinson, por su parte, demandó el jueves a De Niro, de 76 años, en una corte federal de Manhattan y exige USD 12 millones. La demanda surge seis semanas después de que la empresa de De Niro, Canal Productions, demandara a Robinson por USD 6 millones en una corte estatal.

Robinson, de 37 años, dijo que sufrió años de discriminación por género y acoso en los que De Niro hacía comentarios de tipo sexual, era abusivo verbalmente y la trataba como su “esposa de oficina” mientras era asistente ejecutiva y eventual vicepresidenta de producción y finanzas.

De acuerdo con la demanda, el actor a veces le indicó a Robinson que le rascara la espalda, le abotonara la camisa, arreglara sus cuellos, le hiciera el nudo de las corbatas y lo despertara en la cama, luego de contratarla en 2008 cuando tenía 25 años y aspiraba a una carrera en la industria del espectáculo.

“De Niro solía insultar a la señorita Robinson –generalmente cuando estaba ebrio– denigrándola, reprendiéndola, acosándola y diciéndole groserías”, señala la demanda. “De Niro hacía comentarios vulgares, inapropiados y sexistas a la señorita Robinson. Hacía bromas con ella sobre su receta de Viagra”.

La demanda incluye un enlace a un mensaje de voz con groserías que le dejó De Niro a Robinson en el que le dice “mocosa malcriada”.

La demanda de la empresa del actor, por su parte, señala que Robinson malversó cientos de miles de dólares, canjeó millones de millas de viajeros frecuentes de la empresa para uso personal, usó dinero de la caja chica de Canal para pagar artículos personales y de lujo y “holgazaneaba durante sus horas de trabajo, mirando una cantidad sorprendente de maratones de series de televisión en Netflix”.

Señala que la empresa busca una “compensación económica por los daños ocasionados por una empleada desleal que a pesar de tener una posición de confianza abusó repetida y metódicamente de su posición para malversar fondos y propiedades de su empleador para su beneficio personal”.