Especial | “Les diría que no se cansen de luchar, de emprender y salir adelante por sus hijos”

Milagros Huamán, propietaria de ‘Fausta, pastelería casera’, relata cómo inició su emprendimiento y los cambios que tuvo que hacer a raíz de la pandemia.
8 Mayo, 2021
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2021/05/Dia-de-la-madre-Fausta.jpg

Descubrir que su pequeño hijo tenía autismo fue un gran golpe para Milagros Huamán, fundadora de ‘Fausta, pastelería casera’. Pero se secó las lágrimas y convirtió su tristeza en un negocio de venta de postres de antaño que, como ella, soportó los embates, se reinventó y pudo salir flote en plena pandemia.


–¿Cómo surge Fausta?

Comenzó en 2017 en honor a mi bisabuela Fausta, emprendedora de Huánuco. Fue mi inspiración porque tuvo que sacar adelante a mi padre y todos sus hermanos, ella sola; la hija de mi bisabuela murió en un accidente, así que ella los crió vendiendo pasteles en la Carretera Central. Tuvo que agenciárselas.


–Creo que también te inspiró a ser luchadora.

Ha sido una lucha emprender un negocio de pastelería. Tengo dos hijos y uno de ellos, Jimmy, de 20 años, tiene autismo. Soy comunicadora de profesión, pero cuando conocí su diagnóstico [cuando tenía 2 años] dejé todo y me reinventé como emprendedora. Velaba por mi hijo y me dedicaba a hacer recetas maravillosas.

–¿Al inicio veías la pastelería como un hobby?

La veía como algo terapéutico, un refugio por el tema de mi hijo. El estrés, el dolor y la angustia que sentía, así que decidí refugiarme en lo que más me gustaba: la cocina. De esa manera me desahogaba. Nunca pagué por un psicólogo porque mi prioridad era ayudar a mi hijo.

–¿Qué caracteriza a tu negocio?

Vendemos dulces tradicionales: guargüeros, prestiños huanuqueños, alfajores, King Kong lambayecano y más. La juventud y otras generaciones pueden encontrar en ‘Fausta’ los dulces de antaño y evocar esos recuerdos del pasado, en especial en este Día de la Madre. Recordar a esos seres queridos que ya no están.

–Y que nació en honor a un ejemplo de madre peruana.

Así son todas las madres peruanas. El mensaje que les quiero dar es que no se cansen de luchar, de emprender y de salir adelante por sus hijos. Nunca pierdan la voluntad de reinventarse y no se dejen vencer. Cuando nos veamos en lo más bajo, hay que levantarse y salir adelante.

–Hablando de reinventarse, ¿cómo los golpeó la pandemia?

Nos golpeó muy fuerte, tuvimos que cerrar por varios meses. Sacamos todos los permisos y empezamos a vender menús a amigos y vecinos. Así creamos la marca ‘Fausta, comida casera’. Llegamos a vender 180 menús al día. Las personas al inicio [de la pandemia] no pensaban en dulces, sino en qué iban a comer. Pero con el tiempo volvimos a activar los postres hasta que solo eso pedían. Nos ha ido bien, gracias a Dios.

–Y ahora tienes otra lucha como fundadora de la asociación ‘Soy Autista y Qué’

Nosotros pedimos al presidente que se incluya en la vacunación a las personas con autismo, síndrome de Down y otras condiciones. Gracias a Dios ya se va a dar. Justo recibimos respuesta del presidente y ahora solo falta saber cómo se va a dar, tanto para los que tienen o no carnet de Conadis.

Por: Josselyn Revilla